25 sept. 2013

Cuando sientan en su piel la luz hecha ya ceniza

   PAISAJE VERTICAL

             

Un solo escalofrío

flotando en la brisa consiguió inquietar la voluntad y el corazón

 

ante un mar arrodillado

ante una roca que se alzaba imperturbable

 

con las postreras luces del crepúsculo

cuando el día ya se ha secado en las montañas.

 

Puedes oír, la oreja en una caracola,

cómo los marineros dejan escrito en sus testamentos quedarse para siempre en el mar,

 

cuando sientan en su piel

la luz hecha ya ceniza

 

y dejando a la prole

la herencia de un bello horizonte con la condición de construir un castillo sobre la roca superviviente.

                                                                  Johann R. Bach 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario