24 jul. 2015

la mariposa que simula ebriedad


BELLEZA FRÁGIL Y CARENTE DE VENENO 

Me encantan esos pequeños –casi diminutos- prados
del Cadaqués arriba desde los cuales se puede ver el mar azul bañando las blancas casas.

Su belleza frágil y carente de veneno
no me canso de recitármela:

el casi solitario ratón de campo,
el topo escondido en su madriguera de hierbabuena, jóvenes parejas perdidas en la quimera de la hierba recibiendo la brisa,

el pequeño lución hijo del cristal,
el grillo más manso que nadie, el saltamontes que taconea y cuenta su ropa tendida,

la mariposa que simula ebriedad
y pone nerviosas a las flores con sus hipos silenciosos,

las hormigas
a las que la vasta extensión verde hace sentar cabeza, y

de inmediato
por encima los meteoros de las golondrinas…

Cadaqués arriba, eres el botiquín del día.

                                                                 Johann R. Bach

soy vida a la que los vientos devuelven muy cansada a los cabos de la orilla,


EL MITO DE SER VIDA

¡Oh Pirineo! ¡Oh mar!

No quiero ser pretencioso
-sé que no sois míos-, pero siento que soy vida que no puede ni quiere arriar velas. No es fácil aceptar que

soy vida
a la que los vientos devuelven muy cansada a los cabos de la orilla, no obstante siempre dispuesta a saltar por encima del entorpecimiento,

vida cada vez menos guarnecida –es cierto-,
cada vez menos paciente, desígname mi parte si es que existe,

mi parte justificada
en el destino común

en cuyo centro
mi singularidad de haber nacido en Cadaqués desentona,

pero retiene la amalgama.

                                                           Johann R. Bach

23 jul. 2015

Es como un sello paradisíaco de la autorización cósmica


UN SELLO PARADISÍACO

Gran parte de la luz
será expulsada de nuestros ojos al apagarse la Torre Agbar. Se depositará  hundida en algún lugar de nuestra médula roja.

Y en la médula amarilla
se almacenará junto al cadmio.

De ambas surgirá una mezcla viscosa
que se adherirá a nuestros huesos gracias al titanio.

Es como un sello paradisíaco
de la autorización cósmica para inseminar el universo a medianoche.

El resto de luz
que aflora a través de nuestros ojos aún es capaz de emitir un grito y con la percepción de las entrañas

medir nuestras opciones

el espíritu, a lo largo y a lo ancho,
como ese insecto que en cuanto la bombilla se apaga rasca la cocina,

revuelve el silencio,
tritura la porquería y se excusa diciendo que la lanzadera entre el aeropuerto y Barcelona no es prioritario.

                                                                    Johann R. Bach

Él está lejos, muy lejos de ella,


TIEMPO DE ESPERA

Piensa en el hombre que amó.
De repente su rostro se oculta.

El vacío, a su vez, está enfermo:
comienza a llenarse de niebla.

Acerca, con mano temblorosa,
una cerilla a las velas que acompañan la cena en la mesa.

Él está lejos, muy lejos de ella,
donde el círculo ilumina.

Toda la masa del aroma
de las flores de la noche que cae sobre ella es insuficiente para apaciguar sus lágrimas.

El poco tiempo que le puede faltar
para reunirse con él, lo vive

como una eternidad
apenas más larga que la vida.

                                                                  Johann R. Bach

22 jul. 2015

Eres, Flor de los Vientos, el alma de la montaña


NO SOY FELIZ Y, SIN EMBARGO, ME BASTAS

Amor –le dije-,
apoya la cabeza en mis rodillas.

No soy feliz y, sin embargo, me bastas.

Cazador o pescador,
ya no hay corazón oprimido ni porvenir sobre la tierra.

Los coloreados gradientes del crepúsculo
revelan tu murmullo, madriguera de menta y de romero, confidencia que ayuda a intercambiar

los arreboles del otoño
–que, agazapado espera el final del verano- y tu falda ligera.

Eres, Flor de los Vientos,
el alma de la montaña de costados profundos, de rocas calladas detrás de labios de arcilla.

Sólo falta
que las ventanas de tu nariz se estremezcan; que tu mano cierre el sendero y acerque la cortina de los árboles.

Amor –le dije-,
en presencia de los dos astros, el hielo y el viento, pongo en ti todas las esperanzas derrumbadas:

a favor de un cardo victorioso
sobre la soledad de tan larga manga.

                                                              Johann R. Bach


20 jul. 2015

Ya el amor lo ha invadido todo.


INFLAMADA DE SOLEDAD

¡Cómo pesa el agua
a un día del manantial!

Mucho más
si el que la acarrea es una mujer.

Todo te arrastra, obsequiosa tristeza.

Ya el amor lo ha invadido todo.
Os despido pues, aliados míos, violentos míos, mis indicios.

Desaparece ahora tú también,
escolta mía, erguida en la distancia;

la suavidad del número acaba de destruirse.

La que suscribe más abajo,
parecida a ti, con la paja florecida en la orilla del cielo gritando tu nombre, derriba los vestigios,

herida, sana de claridad.

Ocaso,
no te eches atrás, deja caer tu maza de zozobras, agrio sueño.

¡Cómo pesa el agua
a un día del manantial!

                                                                 Johann R. Bach

A flor de tierra


VIDA SENCILLA A FLOR DE TIERRA 

No es preciso entender
que dice en sus trinos

un pájaro que canta sobre un alambre
a esta vida sencilla, a flor de tierra.

Eso le alegra a nuestro infierno.

Después el viento de tramontana
empieza a sufrir y las estrellas se dan cuenta.

¡Ay locas, por qué os empeñáis en recorrer,
noche tras noche, tanta fatalidad profunda!

                                                            Johann R. Bach

19 jul. 2015

Llueve vino en las entrañas.


UNA YEMA DE MIS DEDOS

¡Ah! ¡Siempre los mismos demonios!

El aceite se mide por kilos
mientras que se establece el centímetro cúbico como medida de este poco de vino en el que descansa una uva inflamada de sol  

mientras quiebra el alma una piedra de fuego.
……………   ……………………   …………………    …

Todo fue felicidad…
Tu cuerpo de agua… tus ojos violentos…
………….  …………….  ……………………   ……………….. 

Brutal el pájaro enloquecido de plumas.
Brutal el acontecimiento entre nosotros dos.
…………………..    …………………….    …………………

Como en una joven
y suave muchacha olorosa la virgen tinta enamora entre las piernas la palabra dolor.
……………………..     ……………………………    ……

Dame la mano,
un pie tuyo, un pelo siquiera para llevarlo en el corazón.
…………………………     ……………………..    ………

Te doy una yema de mis dedos
para que toques lo que toco. Así te abrirás
…………………………..    ……………………….   …

Llueve vino en las entrañas.
Afuera, llueve fuego.
…………………………….    ……………………………  

Te conté la historia de Lucrettia y
de los fantasmas de los largos subterráneos de la madrugada de los Museos de Berlín.

Ahora nos toca lavarnos las caras…
Lavar las ruinas del corazón.
……………………………..   …………………………..   

Amanece en las uvas de los versos largos,
amanecemos sonriendo como un poco de leche que moja un pan o un pecho.

O nada más que un pájaro
visible en sus plumas de fuego.
…………………………..   ………………………………

                                                          Johann R. Bach


El cielo se abre sobre nuestras cabezas ... muestra su pulpa azul


ESPUMA EN EL AIRE

Amanece y sube el agua
desde el fondo candente de la tierra. Hirviendo aflora junto al hielo y crea vida.

El cielo se abre sobre nuestras cabezas
como la cúpula de un observatorio y muestra su pulpa azul estrella de tu cuerpo estrella de mar tu boca igual que mi boca.

Se celebra la victoria del amor
sobre la niebla mi amor en tu carne disuelto.

Espuma en el aire
Escúchame bien lengua con lengua juntos.

Antiguo como el agua fría
de un río en verano es tu golpear de sangre en mis venas.

El mundo florece en vapor de fuego
escupido por Vulcano a través de los cientos de orificios de la corteza terrestre, se expande por los cielos

mientras dormimos con los astros.

Antigua era tu lengua en mi lengua
nuevo mi vientre en tu vientre Dama de mis Sueños.

                                                              Johann R. Bach