26 abr. 2018

PORTADA DEL NOU POEMARI "En temps real"


EN TEMPS REAL
Tot en tu és com un poema
que compartimenta la boira,
que descriu el propi fi
com una conclusió lògica

i que diu no sé què del silenci.

                                                                                  Johann R. Bach

Assutzenes blanques entre el ceps sense fulles


GEOMETRÍA CALIGRÁFICA

Pòmuls sortits i ulls d'esfinx...
i algun desmai mogut pel vent.

Passo de llarg.
........................................ 

Darrera el vidre

degoteig incessant
de pluja damunt
rajoles vermelles

en un silenci gris.
........................................  

Les oliveres
et continuen parlant
del temps que resta.

Assutzenes blanques
entre el ceps sense fulles

i el seu somriure.

..........................................  

Cants d'ocells i 
grisor acollidora de llambordes
a les sis del matí.

I el silenci devot de les façanes.
.......................................  

Dus dibuixada
una papallona vermella
a cavall del nas,
i a la galta

la clau de l'harmonia.
..........................................  

Jo soc qui calla -vas dir.
i es per això que escrius
com qui soterra tresors

que trobarà algú altre.
...........................................  

L'ull d'obsidiana
vol servar a la retina la imatge
de la pell salada i tòrrida
que reté encara regalims d'aigua

del bany en una mar homèrica.

                                                    Johann R. Bach

Traducción


GEOMETRÍA caligráfica

Pómulos salientes y ojos de esfinge ...
y algún sauce llorón movido por el viento.

Paso de largo.
........................................

Detrás del cristal

goteo incesante
de lluvia sobre
baldosas rojas

en un silencio gris.
........................................

los olivos
te siguen hablando
del tiempo que resta.

azucenas blancas
entre las cepas sin hojas

y su sonrisa.
..........................................

Trinos acogedores
y adoquines grises
a las seis de la mañana.

Y el silencio devoto de las fachadas.
.......................................

Llevas dibujada
una mariposa roja
a caballo de la nariz,
y en la mejilla

la clave de la armonía.
..........................................

Yo soy quien calla -dijiste.
y es por eso que escribes
como quien entierra tesoros

que encontrará alguien.
...........................................

El ojo de obsidiana
quiere conservar en la retina la imagen
de la piel salada y tórrida
que retiene aún regueros de agua

del baño en una mar homérica.

                                                    Johann R. Bach

25 abr. 2018

Tot en tu és com un poema que compartimenta la boira,


SILENCI DIFÚS

Sota un altre ordre d'astres,
entre insòlits robots, drons
i satèl·lits artificials
que ens sotgen des de dalt del cel estant,

els carrers quotidians
que abans per encant es movien
amb el teu plàcid deambular,
ara ja no saben desplegar la seva gràcia

plena de minuts i anys.

I quan en l'ocàs
dringuegen els vidres,
però les cases ja no se n'alegren,
cap d'aquells objectes familiars escampats,

que han anat envellint vora teu,
lligats a residus d'imatges
d'algun episodi hivernat pot, inesperadament,
esclatar en el teu esperit

alliberar-te les paraules del cor
els braços oferts
i els esgotats ulls de te
desfets de dissimulades llàgrimes.

Comprens que Tot és un poema
que la boira ara i adés amaga,
que descriu la pròpia fi
com una conclusió lògica irrefutable

que diu no sé què del silenci.


                                                  Johann R. Bach

24 abr. 2018

i en el cel passaven cansats els cinc astres visibles.


EL TEU COMIAT

En una platja de l'Escala,
pensant obsessivament en Ell,
només vas descalçar-te i et vas ajeure
damunt la sorra com qui vol reposar una estona

sense preveure si havia de venir la son.

Vora teu la seva última novel·la
"Gairebé un paisatge oblidat".
Els ulls posats en la ratlla de l'horitzó
o be senzillament desenfocats.

Al teu costat sols hi havia la seva ombra
quan vas decidir deixar-nos
i en el cel passaven cansats els cinc astres visibles.

Ho vas creure oportú
i hem d'acceptar la teva voluntat:
no fem gaire mullader.

                                                   Johann R. Bach

Traducción


TU DESPEDIDA

En una playa de la Escala,
pensando obsesivamente en Él,
sólo te descalzaste y te tumbaste
sobre la arena como quien quiere reposar un rato

sin prever si había de venir el sueño.

Cerca de ti su última novela
"Casi un paisaje olvidado".
Los ojos puestos en la línea del horizonte
o bien sencillamente desenfocados.

A tu lado sólo había su sombra
cuando decidiste dejarnos
y en el cielo pasaban cansados los cinco astros visibles…

Lo creíste oportuno
y tenemos que aceptar tu voluntad:
no hagamos mucho follón.

                                                    Johann R. Bach

23 abr. 2018

Fa bon temps i en el pur vent huracanat pots sentir caminar plegats els minuts i la seva veu.


ESCOLTANT COM CORREN ELS MINUTS

Has tornat al port d'on vas salpar,
a les oliveres i als magraners estimats ...
al ritme de la tramuntana pàtria
que ja no sentiràs amb ell:

t'esquerda a cada sistòlic buf.

Passa l'oreneta i amb ella l'estiu
i també tu -mussites entre dents-, passaràs

En caure sota la destral la decebuda branca
tot just es lamenta, menys que el full
al toc de la brisa ...
però la fúria que va abatre la tendra forma

i la respectuosa caritat de la seva veu et consumeix ...

No et porta més furors l'estiu,
ni la primavera els seus pressentiments:
pots declinar, tardor -dius en el teu pensament-
amb les teves fortes glòries:

¡Per a un despullat desig estén, hivern,
l'estació més clement!

Fa bon temps i en el pur vent huracanat
pots sentir caminar plegats els minuts i la seva veu.
A poc a poc en tu has recollit i tancat
el mut impuls de la seva esperança.

Ets encara per a ell... l'aurora i el dia intacte.

                                                         Johann R. Bach

Traducción


OYENDO CÓMO CORREN LOS MINUTOS

Has vuelto al puerto de donde zarpaste,
a los granados y olivos amados…
al ritmo de la tramontana patria
que ya no oirás con él: te quiebra en cada soplo.

Pasa la golondrina y con ella el verano
y también tú -musitas entre dientes-, pasarás.

Al caer bajo el hacha la decepcionada rama
apenas se lamenta, menos que la hoja
al toque de la brisa…

pero la furia que abatió la tierna forma
y la respetuosa caridad de su voz te consume…

No te trae más furores el verano,
ni la primavera sus presentimientos:
puedes declinar, otoño -dices en tu pensamiento-
con tus recias glorias:

¡para un despojado deseo extiende, invierno,
la estación más clemente!

Hace buen tiempo y en el puro viento huracanado
puedes oír caminar los minutos junto a su voz.
Poco a poco en ti has recogido y encerrado
el mudo impulso de su esperanza.

Eres aún para él… la aurora y el día intacto.

                                                        Johann R. Bach

21 abr. 2018

Una enfurismada terra, et separa del lloc del seu repòs


EL SOMRIURE DE LA MARE

Mai ningú -li dius
a aquests ulls d'obsidiana
que et miren des del mirall-
com la teva mare ha patit tant.

Com és possible
que suportis tanta nit?
Qui sap quins altres horrors
et portaran els anys?

Mai, mai sabrà ningú
com t'il·lumina l'ombra
que es posa al teu costat, tímida,
quan ja res esperes.

On és, on és ara
aquell ingenu somriure
que alleujava els pesars d'un home cansat
que et vestia de nena com a una princesa?

La terra l'ha desfet, la protegeix.
Un passat de meravella ...

Qualsevol altre somriure
és un gest que s'apaga
ara que una veu, lleu i tendra et crida
des dels cims immortals ...

Cerques al cel la cara feliç,
i que els teus ulls en tu, que no vegin res més 
quan també a ells
te'ls vulgui tancar el misteriós Cronos.

Una enfurismada terra,
et separa del lloc del seu repòs
on ara es dispersa
el seu martiritzat cos.

No importa ...
Escoltes cada cop més nítida
aquella veu de l'ànima
que no vas saber valorar aquí baix ...

I, tan mateix, t'aïlla,
més i més jovial i amiga
de minut en minut,
en el seu senzill secret.

Ja t'ha calat els ossos
la sequedat de la tardor,
però, allargat per les ombres,
sobrevé infinit un inquietant fulgor;

la tortura secreta del crepuscle
intens, bellíssim ...
                                                          Johann R. Bach
Traducción


LA SONRISA DE LA MADRE

Nunca nadie -le dices
a esos ojos de obsidiana
que te miran desde el espejo-
como tu madre ha sufrido tanto.

¿Cómo es posible
que soportes tanta noche?
¿Quién sabe qué otros horrores
te traerán los años?

Nunca, nunca sabrá nadie
cómo te ilumina la sombra
que se pone a tu lado, tímida,
cuando ya nada esperas.

¿Dónde está, dónde está ahora
aquella ingenua sonrisa
que aliviaba los pesares de un hombre cansado
que te vestía de niña como a una princesa?

La tierra la ha deshecho, la protege.
Un pasado de fábula…

Cualquier otra sonrisa
es un gesto que se apaga
ahora que una, leve y tierna te llama
desde las cumbres inmortales…

Buscas en el cielo su rostro feliz,
y que tus ojos en ti nada más vean
cuando también a ellos
te los quiera cerrar el misterioso Cronos.

Una enfurecida tierra,
te separa del lugar de reposo
donde ahora se dispersa
su martirizado cuerpo.

No importa…
Escuchas cada vez más nítida
aquella voz del alma
que no supiste valorar aquí abajo…
Y, sin embargo,
te aísla, cada vez más jovial y amiga
de minuto en minuto,
en su sencillo secreto.

Ya te ha calado los huesos
la sequedad otoñal,
pero, alargado por las sombras,
sobreviene infinito un inquietante fulgor;

la tortura secreta del crepúsculo
intenso, bellísimo...


11 abr. 2018

Pensaba, seguramente, si aún estaba a tiempo de buscarse un amante


LAS LINEAS DE LA VIDA

Después de darme los buenos días
y ordenarme que quitara el polvo de los cientos de frascos de la farmacia, Eulalia volvió a su estado catatónico sentada junto a la ventana en silencio, contemplando el globo fundido del sol que había encendido millones de gotas escarchadas del pequeño jardín.

Absortas ella y yo
por el aroma que emanaba de una fuente cargada de membrillos, la observé durante unos segundos, probablemente un minuto que soldó en mi retina la escena:

Eulalia mantenía una mano cerrada,
sobre la rodilla, pero, de pronto, separó los dedos llenos de anillos con pedrerías, como pétalos gruesos de una planta carnívora mostrando en el centro de la palma esa gran M que todos tenemos inscrita y que no puede proceder sino del Ángel Montserrat – pues todas las líneas de nuestra palma conducen (sobre todo la Línea de la Vida), a través de las tempestades inútiles del destino, a través de los juegos de azar en pleno núcleo del Caos, hacia el osario gótico común.

Su oscura imagen al contraluz
no me dejaba ver su rostro, pero su quietud indicaba una profunda melancolía. La causa radicaba en que Litifredo era el padre del último hijo de la cantante de habaneras. Ya no volvería a ver el amanecer con cuatro ojos, con las pestañas unidas y entrecruzadas, felices en la séptima dimensión de una danza nupcial promesa de un porvenir brillante. La serie de noches de sexo futuro y el gemido profundo del hombre amado se habían esfumado.

Pensaba, seguramente,
si aún estaba a tiempo de buscarse un amante y empezar una nueva vida, podría ser que eso fuera sólo una idea sin consecuencias, madurada en medio de la desesperación y el miedo a la soledad; de hecho, pensaba en su propia juventud, en la luz que había bañado durante años, su griego perfil, en los finos hilos de algodón que enredaban su encrespado cabello largo.

Estaba, en realidad, enamorada de ella misma de joven como una lesbiana enamorada de su propio cuerpo de antaño, de su gracia y de su locura de entonces, de sus ojos limpios y brillantes, de sus vestidos, de los rojos y delicados zapatos de tacón increíblemente alto… Todo aquello había quedado atrapado en la farmacia como otro frasco más…

                                                                               Ermessenda

10 abr. 2018

INTRODUCCIÓN A LA NOVELA "UN PAISAJE APENAS OLVIDADO" de Johann R. Bach


INTRODUCCIÓN

La caligrafía es,
en palabras de Ermessenda la narradora, una variante del impulso primitivo de ocupar superficies con tramas de forma y de color; superficies que se convierten, en porcelana fina o en jarrones de obsidiana o, en ambos casos, en volúmenes capaces de abrir las puertas de la percepción, de arrojar orden y claridad sobre la mirada -la conciencia- de quien las mira.

El signo inscrito, por tanto, es menos una mancha que una grieta por la que pasa -por la que ha de pasar- la luz y que convierte al lector o espectador en cámara oscura donde esa luz revela un mundo. De ahí que Ermessenda como escritora, mire siempre con envidia el taller del pintor y añada a sus escritos imágenes a modo de alegorías al tiempo que denuncia la parte oscura de los cuadros en los que sólo se ve la belleza de un paisaje. 

En la presente obra "Un Paisaje casi olvidado" se recoge la necesidad de la metafísica, en cómo entre los primeros hilos de luz envuelta en la tensa bobina de sus versos, en la que las palabras se arraciman como frutos del bosque que se van comiendo uno a uno. Ermessenda atribuye su inspiración a ese estar saboreando palabras que de tan juntas, tan apretadas, cobran un sabor de familia y que, de viva voz, se comparten con el aire, con la lluvia, con la nieve…

Es "Un paisaje casi olvidado" un lamento y una envidia de la  niñez de aquellos que al entrar en una papelería sienten nostalgia de la dimensión física o artesanal del trabajo creativo que apenas comparece en la escritura más allá del golpe de unos dedos o el avance de la tinta por la página. Una envidia antigua también en ellos, que se renueva al admirar un escaparate con sus plumas y bolígrafos, sus libretas y cuadernos, sus cajas de ceras y lápices de colores, sus reglas y compases, su inmenso surtido de carpetas y estuches y archivadores…

Una envidia de algo que es más que la felicidad infantil de estrenar libreta nueva: Es la propuesta al comprador de un mundo feliz, una asepsia colorista y juguetona que se opone a la suciedad de la materia prima y la neutraliza con tal éxito que acabamos viendo la tinta, el papel, el cartón pintado…, como emblemas mercantiles de pureza. En realidad todos esos objetos cumplen una única función: envolver el caos, o mejor dicho: volverlo presentable a fuerza de esconderlo tras un alegre tapiz.

Ermessenda, con esta obra, pone en nuestras manos unos cuantos fragmentos de la historia de un planeta desconocido, con el pavor de sus mitologías, con sus mares, con su álgebra y su fuego, con su controversia teológica y metafísica. "Escribir -confiesa ella misma- es para mí, el mejor medio para combatir la imperfección y la oscuridad de la vida. Sus intrigas, como caminos ocultos, nos hacen soñar …, la sorpresa, el desconcierto y el asombro. El Ángel Montserrat, ser de ficción quiere tener una vida real, mientras que muchos lectores -seres reales- buscan en la lectura vivir una vida de ficción".

                                                                                              Johann R. Bach