16 ene. 2017

Todo está presto para repetir una vez más el fractal correspondiente del principio de siglo.


GIRONA

¡Eureka! ¡Todo es historia!
Hemos redescubierto la historia. O sea, como si se volviese a poner de moda la sopa de ajo.

Ha dejado de nevar en Girona.
Cae el sol fuego enamorado del polvo y el viento.

Un momento se ha detenido la inquietud
ciega de los hombres, también la caída del espíritu en abismo sin fondo. En el aire de la Catedral parece flotar el grito de los que por ahora parece que ganan y el llanto de los vencidos.

Sin embargo el bullicio de tambores,
los hallazgos técnicos que se han unido a los arqueólogos en la búsqueda de lo que pasó realmente o en la búsqueda de lo que no pasó como nos habían explicado los sueños babilónicos, tiovivo de la fama.

Volvemos a arder debajo de las cenizas
prestos a resurgir para dar vida a las estatuas de mármol. Centenares de artistas reclaman vanamente los arcos de los nuevos palacios y los niños trazan en vano lemas en los muros.

Todo está presto
para repetir una vez más el fractal correspondiente del principio de siglo.

En cuanto a nosotros
la historia cae, separa bruscamente como el sol la sombra, entibia sangre del aire frentes y labios muertos nunca olvidados.

La historia cae sobre los campos nevados
y ampara nuestras llagas…

¡Eureka! ¡Hemos redescubierto la historia"

                                                                                   Johann R. Bach

14 ene. 2017

Amb la boira va arribar a Àger la nostàlgia, amb la neu el jardí s'omple de tristesa.


ÁGER

Con la niebla llegó a Áger la nostalgia,
con la nieve el jardín se llena de tristeza.

En el muro de la casa vecina,
protegido por un tabique pluvial,
pronto florecerán, a la par que los almendros,
los futuros racimos de la viña virgen.

Se blanquea en silencio
la sien del solitario.
El cielo constelado azulea la noche.

Àger

Amb la boira va arribar a Àger la nostàlgia,
amb la neu el jardí s'omple de tristesa.

En el mur de la casa veïna,
protegit per un envà pluvial,
aviat floriran, al mateix temps que els ametllers,
els futurs raïms de la vinya verge.

Es blanqueja en silenci
la templa del solitari.
El cel constel·lat blaveja la nit.

                                                            Johann R. Bach

12 ene. 2017

Entre els ferments de les seves enormes tifes, una llavor blanca..., va sorgir una planta extraordinària que veient la llum del mar va decidir crear les seves pròpies colònies.


Barcelona va néixer amb els magraners

Barcelona va néixer amb els magraners,
entre alegres flors fúcsies com una magrana d'astres.

Corrien els temps en què cavalls de fusta
i elefants guanyaven batalles i donaven vida. Entre el riu Besós i el delta del Llobregat hi havia un lloc pel repòs, aigua i terrasses sobre el mar i refugi a famílies púniques senceres protegides per la Serra de Collserola muralla de muntanyes inexpugnables.

En les seves terres fèrtils creixien
sense dificultat les verdures, les figues maduraven com els versos i els campaments reien aliens a la batalla de Cannes.

Els elefants, veritables artífexs
de les victòries cartagineses també descansaven a la vora dels rius
pirinencs.

Desenvolupaven tasques agrícoles,
domèstiques i pacífiques. Gaudien com nens de banys diaris, i jocs infantils; s'adormien amb la música de les onades i l'olor a vi dels soldats.
  
Ara, després de més de dos mil dos-cents anys
cap necessitat té el magraner que jo vingui de tan lluny i em detingui a contemplar-lo en el seu miracle, i que admiri les seves belles flors fúcsies.

Res és necessari per al magraner
excepte la llum, la nit, l'aigua, la fermada, la brisa mediterrània i el vol de les abelles; i, el ritme marcat per la rotació incessant de la terra la precessió dels equinoccis.

Per ser, el magraner
no necessita que m'aturi a contemplar-lo. No mora la Punica granatum en la meva paraula. La meva paraula és lenta, només evoca un magraner que floria a Cadaqués al costat del mar.

Hi ha una avinguda que va a Roma
i una finestra que dóna a la platja per guardar-lo, i en la meva memòria avingudes de vermells i blavosos vitralls per on va arribar el magraner d'Amilcar Barça que contemplo.

Barcelona va néixer amb els magraners,
entre alegres flors fúcsies com una magrana d'astres.

                                                                                                 Johann R. Bach

La Idea ara és aquí.


INDEPENDÈNCIA

La Idea ara és aquí.

Si el cel és mort, el no-res és un punt de partida que porta a la bellesa i a la Idea.

La Idea ara és aquí,
Tement una altra ràfega de tramuntana alguna altra sentència dictada per un policia corrupte disfressat de jutge.

La Idea ara és aquí,
desentranyant sintaxi i vocabularis rars que porten al contingut de "El Absent", a l'aroma de tots els vins: a la llibertat.

La Idea ara és aquí.

                                                       J. R. Bach

qui sap com haguéssim acabat al segle si el llamp m'hagués obert la teva reixa


La teva mirada

Després de tants anys,
lluny de l'emboscada de les teules ens hem acceptat un a l'altre.

qui sap
com haguéssim acabat al segle si el llamp m'hagués obert la teva reixa ... si les teves nits m'haguessin perdonat.

He sentit altre cop la teva veu que dóna fi a l'exili.

He tornat a veure els teus ulls:
La teva mirada, és cert, segueix sent hort d'estrelles.

Les ginestes, la solitud ...,
són diferents de tu.

                                                           Johann R. Bach

11 ene. 2017

tantes ànimes lliurades com blat als queixals dels molins.


L'Ingrés DE L'EMPAR AL NOVICIAT 

Cenyit el pit, el sol en el seu cabell,
i aquella prestància, ombres i somriures per tot arreu,
a les espatlles, a les cuixes i genolls;
la pell viva i els ulls de grans parpelles;
hi era en el seu primer dia de novícia.

¿I a Vic?

A Vic, res: una imatge. Així ho va voler el déu.
I Alfonso, el seu únic amor, va jeure amb una ombra
com amb un cos consistent, durant set anys;
i nosaltres no vam tenir més remei
que oblidar-nos de l'Empar la més tendra companya.

Un gran dolor havia caigut sobre Les Carmelites.
Tantes companyes llançades a la gola de la mar,
a la gola de la terra, intentant oblidar a la seva amiga;
tantes ànimes lliurades com blat als queixals dels molins.
Cap noia més a l'escola va renunciar al simple amor carnal.

                                                                                Johann R. Bach

10 ene. 2017

És la llum de la plata ... ombres blanques de la nit ...


LA NIT DE BANYOLES

Hi ha pocs núvols al cel
i res indica que l'aire suau
vagi a alterar la tornada de la primavera

Sota la lluna
tornen a blegar-se les estàtues
com els joncs entre els reflexos del llac.

Mentrestant antigues soledats s'entrellacen
i la flama d'una espelma es torna baladre,
és a dir, la flama que crema a l'home.

És la llum de la plata ...
ombres blanques de la nit ...
de la nit màgica de Banyoles.

                                             Johann R. Bach

9 ene. 2017

-Parece, amigo Quentin, que no todo está decidido pues bajo las estrellas que silban el niño crece,


SEDIENTOS COMO LA HIERBA

-Mira Quentin, esas diminutas figuras que se mueven el jardín como ávidas hormigas que no pueden ni imaginar que las observamos desde estas Mansardas.

¡Qué mundo el de ahí abajo!
¡Qué sombras siguen cerniéndose sobre el hombre! Sigue subiendo el precio del centímetro cuadrado de los solares junto al mar.

Flotando sobre la brisa marina
una sola voz es extraña. A los gorriones les molesta y buscan cobijo detrás de los muros colonizados por la hierba.

-La letra de esa canción
les exhorta a dejar sus plumas y sus delicados huesos sobre las olas pero, dime Ermessenda ¿es el hombre blando y sediento como la hierba?

-Desde luego amigo Quentin.
Insaciable como hierba diría yo; sus nervios, es raíz que cunde. Una novena parte de los hombres se enredan en sus bienes mientras que otra novena parte dan discursos. Pero de qué sirven bienes y discursos contra los partidarios de la acción hombres que se alteran fácilmente con las guerras.

Sólo una novena parte de almas es blanda,
un manojo de hierbas, labios y dedos que ansían un pecho blanco, ojos que se entrecierran al resplandor del día aunque con pies que correrían, sin que importe la fatiga, a la menor señal de una ganancia.

-¿Es sólo eso lo que da la vida?

-¡Ay Quentin! La cosa se complica al constatar que lleva el viento polen atómico y enrosca la luz. Lleva, sí, polen herido a las flores sedientas. Las abejas abren la lengua volando en sollozos, enferman y son pasto de agresivos pájaros mientras que la primavera se siente amenazada.

-Pero ¿ya no es tiempo de plantar, tiempo de cosechar?

-Parece, amigo Quentin, que no todo está decidido
pues bajo las estrellas que silban el niño crece,

le duelen los huesos
y se dispone a abrir el corazón antes que el desierto se adelante y lo seque todo. Otros gorriones, tímidos, al ver el color del grano hinchado, crecido, se emocionan y les late su corazón con fuerza, su pulso lleno les predispone para digerir el alimento teñido de átomos negros y duros.

Después del lluvioso otoño en la cañada,
la nieve invade las calles de las ciudades y los pastizales para el ganado, los campos de cereales creando la urgencia egoísta de sacar provecho de la sangre ajena, de romper la cáscara de la almendra…

Aún no se ha apagado la lamparita
que ha de alumbrar la primavera.

                                                            Johann R. Bach       
       

8 ene. 2017

¡Pobre mi sol! ¡Mi cálido disco de oro! ¿Quién duda de que eres mortal como yo?


APUNTES SUCINTOS

Kafka debió buscar bocas más simples,
gargantas diurnas como cajas de resonancia. Sólo la quincuagésima parte de su vida estuvo bañada en besos.

De mi piel brota el vaho cargado de sal.
Ven. Vísteme con tu aliento. Ven. Acércate a mi piel y cúbreme con tu calor. Acércate a mi piel.

¿Quién sabe si el cielo
que une nuestros mares es puente de plata o sólo nubes de besos conductoras del calor y de la electricidad?

Aunque yo era inhumano rezaba todos los domingos.
Ahora bajo un canto inhumano soy reliquia arcilla de porcelana fina.

Metiste las piernas,
la espalda, toda tu piel en la cama, pero yo no. Entonces cerraste los ojos y, con mi dolor, me fui. Ahogando el grito.

Ha empezado el tercer milenio
con su horizonte de colmillos y lenguas ásperas.

Los Reyes Magos ya no traen alegría sol mezclado con rodio.
Traen bombas de racimo con uranio empobrecido.

Las mujeres ya no buscan hombres domesticados,
prefieren reducidos animales de compañía.

Y, sin embargo, el sol, la lluvia,
la nieve y las abejas con sus patitas cargadas de polen siguen visitando mi balcón. ¡Qué bella porción del universo!

                                                        Johann R. Bach


7 ene. 2017

después de haber conocido a Manuel empecé a sentirme bella e irresistible ante cualquiera.


EL SENCILLO AMOR DE MARTA

De repente la música de jazz
deja de invadir los recovecos de Las Mansardas. En mitad del silencio se oye, casi atronadoramente, la voz de Rosa

-¡Eh chicos!
No os perdáis lo que está diciendo Marta Guillamon.

-Gracias Rosa por cederme el micro.
Como os decía… yo nunca fui de los que decían a mediados del siglo pasado: "yo me saco de la nada a la que aspiro"; el odio, el asco de existir eran maneras de hundirse en la existencia.

Ese existencialismo nunca atravesó mi piel.
Leí "La Náusea" de Sartre; y, por más que me esforcé en comprender esa forma de pensar no pude aceptar aquella "necesidad de creer que ningún instante es recuperable". Eso era tanto como negar la memoria, desnudarla de atribuciones, reducirla a un mero disco duro de un ordenador.

¿Cómo aceptar la afirmación
de que la auténtica aventura conlleva una insoportable sensación de vértigo, una náusea cuya agresión alcanza más allá del plano físico?

¿Cómo aceptar la aseveración
de que "buscar el verdadero sentido del ser sólo puede conducir al vacío, a liquidar toda esperanza de vínculo con el mundo?

En aquellos años
a mí me bastaba mirar como las doctas cigüeñas, encaramadas en lo alto de la pluma de una grúa abandonada, le sacaban la raíz cuadrada a la tarde… junto a su mínimo hogar.

Puedo recordar
cómo se colaban mis amantes en mi existencia, como ladrones de guante blanco que rebuscaban con sus diligentes dedos entre los escondites de mis joyas.

Puedo recordar, sin dificultad alguna,
cómo se iban apoderando de mis días, cómo poco a poco me iban interesando no sólo las camisas que debían ponerse para ir al trabajo o decirle que no apoyaran las manos en la pared cuando orinaban, sino que también adquiría importancia saber si guardaban fotos de su infancia o que leyeron en su juventud…

De forma más o menos premeditada
elegía o planificaba comprar la ropa íntima para ellos, me limaba las uñas y me cepillaba el pelo con intención. Era consciente de que podían presentarse en casa en cualquier momento, sin avisar, tal y como apareció Manuel, uno de ellos, un día que nos encontramos por segunda vez a la salida de un restaurante. Gracias a aquel maravilloso amante, conocí bien el significado de la palabra casualidad. El beso fue directamente a los labios.

Todos aquellos gestos
(elegir la ropa, cepillarme el pelo), los realicé, con deleite, porque Manuel había despertado en mí un sentimiento de seguridad que no creía poseer. Con Manuel volví a mirar los escaparates satisfecha de lo que veía. Renové mi colección de medias y usé más a menudo la falda, continué, es cierto, mirando la báscula para comprobar el estado de mis kilos, pero lo hacía sin la vieja aprensión de los periodos en que no estaba enamorada.

A Manuel le gustaba tal cual.
Me miraba con los ojos del deseo, y eso me embellecía mucho más que cualquier consejo estético exceptuando, eso sí, el carmín de labios. Aquel amor se prolongó en el tiempo lo suficiente para que aquella aventura llegara a la fase en la que el deseo de echar los dados fuera menos urgente.

Aquel amor, como muchos otros,
también desapareció, pero después de haber conocido a Manuel empecé a sentirme bella e irresistible ante cualquiera. Empecé también a encontrar bellos e irresistibles a otros hombres, a los que miraba fijamente sin ningún temor a ser descubierta, porque ese temor había dejado de formar parte de mis pensamientos habituales. El mundo se había abierto y que era todo para mí y, durante unos años preciosos duró aquel espejismo y viví sin miedo de habitarlo.

Harina de otro costal
fue la influencia que sobre mí ejerció Kafka pues después de muchos años he de reconocer que estoy completamente de acuerdo con su afirmación de que "la vida (también para mí) no es nada sin literatura".

                                                                                              Johann R. Bach

Tierra de escritores, de los mejores que sí mismos, de menorquísimas flores,


UN PARNASO EN EL MAR

Menorca paisaje donde termina el relámpago,
se estrella la tramontana y comienza mi casa; que hace rodar por los escalones de olvido la rocalla de mi razón.

Menorca, la tierra en ti es vida,
el sol ansiedad, rebelde ante tantas veces conquistada, abandonada, privada de voz.

Isla de aprendices de callosa condición,
de bucólicas "avarcas", no hay viento que no se dulcifique ante las crestas surgidas del mar.

Tierra de escritores,
de los mejores que sí mismos, de menorquísimas flores, de la lámpara que apaga la angustia, respeta los sueños, oxida el metal, donde las estrellas tienen esa sombra que en otros lugares niegan a la niebla.

Espacio recorrido casi obligado del huracán
que muerde olivos y almendros y anuncia el vino nuevo; de corazón intacto en este mundo enloquecido, y, amigo del vuelo de las abejas.

Menorca paisaje donde termina el relámpago,
espacio recorrido casi obligado del huracán,
un parnaso en el mar.

                                                                              Johann R. Bach

6 ene. 2017

Tierra de escritores, de los mejores que sí mismos, de menorquísimas flores


UN PARNASO EN EL MAR

Menorca paisaje donde termina el relámpago,
se estrella la tramontana y comienza mi casa; que hace rodar por los escalones de olvido la rocalla de mi razón.

Menorca, la tierra en ti es vida,
el sol ansiedad, rebelde ante tantas veces conquistada, abandonada, privada de voz.

Isla de aprendices de callosa condición,
de bucólicas "avarcas", no hay viento que no se dulcifique ante las crestas surgidas del mar.

Tierra de escritores,
de los mejores que sí mismos, de menorquísimas flores, de la lámpara que apaga la angustia, respeta los sueños, oxida el metal, donde las estrellas tienen esa sombra que en otros lugares niegan a la niebla.

Espacio recorrido casi obligado del huracán
que muerde olivos y almendros y anuncia el vino nuevo; de corazón intacto en este mundo enloquecido, y, amigo del vuelo de las abejas.

Menorca paisaje donde termina el relámpago,
espacio recorrido casi obligado del huracán,
un parnaso en el mar.

                                                                              Johann R. Bach

5 ene. 2017

Ha començat la desconecció. Vic i jo desconectem


2.017 ANY DE LA INDEPENDÈNCIA DE CATALUNYA

Busqueu les declaracions del jutge Vidal a Granollers

                                                                                                 J. R. Bach

4 ene. 2017

En cuestión de semanas la novela "Arcilla de Ánfora Romana" estará en la calle. Quizá esta sea última que escribo. De momento como ya lo escribí voy a esperar las tardes de febrero. Concretamente el día 23 día de mi aniversario. Os deseo a todos lo mejor


ARCILLA DE ÁNFORA ROMANA

parafraseando a Ermessenda,
podríamos decir, yuxtapuestamente, que
todos estamos hechos de la misma arcilla,
que la angustia es esqueleto y corazón,

ciudad y bosque, basura y magia,
íntegro desierto, ilusoriamente vencida
por los analgésicos, victoriosa, muda,
señora de la palabra…, mujer de todo hombre.

                                                                                  Johann R. Bach

2 ene. 2017

Si tu penses en mi, serè allà amb tu


ARGILA D'ÀNFORA ROMANA

Tots som fets de la mateixa argila.
Mentre tu em recordis,
tant sols estaré absent,
i continuaré en silenci
cuidant els teus paisatges:

Seré entre les calèndules a la primavera,
entre el còlquic a la tardor,
entre el torb de pluja fina a l'hivern,
entre les onades de blat que juguen amb l'aire
i les seves arrugues a l'estiu.

Si tu penses en mi,
serè allà amb tu.

                                                                             Blues de comiat. J. R. Bach

Hoy he terminado la novela "Arcilla de Ánfora Romana"


ARCILLA DE ÁNFORA ROMANA

Todos estamos hechos de la misma arcilla.
Mientras tú me recuerdes,
tan sólo estaré ausente,
y continuaré en silencio cuidando tus paisajes:

Estaré entre las caléndulas en primavera,
entre el cólquico en otoño, 
entre la fina lluvia en invierno,
entre el olas del trigo que juegan con el aire
y sus arrugas en verano.

Si tú piensas en mí,
estaré allí contigo.                               
                                                           Blues de despedida. Cassia

                                                               Johann R. Bach

BUEN AÑO OS DESEO A TODOS


ALGO EN QUÉ CREER, ALGUIEN A QUIEN AMAR

-Hola Niko tienes muy buen aspecto esta noche.
¿Es a causa de que esta música de jazz invade tus sienes?

-Hola Ermessenda… Sí, es posible, pero creo que es a causa de haber descubierto que siempre estuve equivocado sobre cosas que yo mismo reconocía como transcendentes a pesar de que negaba su existencia contumazmente.

-¿y eso?

-Verás Ermessenda:
Yo escribía siempre durante todo el día. Por la noche me adormecía leyendo cualquier cosa sin necesidad de adormidera o de vino.

En medio de la oscuridad silenciosa
hacia las cuatro el menor ruido me despertaba y ya no podía conciliar de nuevo el sueño.

En medio de las sombras
de la habitación me parecía ver lo que siempre estuvo allí desde que Julia se fue: su imagen.

Las cortinas estaban a punto de absorber
los hilillos de luz blanca de la albada.

El recuerdo machacón de sus palabras
resonaba sin esperanza de que durante el día entero desapareciese el sabor amargo de mi propia saliva, sin saber cómo y dónde me reuniría con ella.

Tener coraje no me salvaba
del último viaje.
Mi mente se paralizaba
ante el posible asalto del día:

el bien no hecho, el amor no dado,
el tiempo desperdiciado no me llevaba al remordimiento sino a la total y perpetua vacuidad, la séptimo extinción hacia la que me parecía que viajábamos y de la que no volveríamos.

En mitad de la transcendente mañana,
me angustiaba pensar en la posibilidad de no estar aquí, no estar en ninguna parte, y pronto -nada peor que la fatal ansiedad-, nada más cierto.

Me decía a mí mismo que -parafraseando a Descartes-,
había muchas cosas que quizá nunca ocurrieran; aquella sí, y el verbalizarlo en voz baja era un rugido de pánico paralizante, ése que se presenta en un momento en que nos pilla sin nadie y sin bebida a mano.

En esos amaneceres
en que el cielo blanco, sin sol, iluminaba mi alma arcilla de ánfora romana, el miedo atenazante, como el de los caballos después de pasada la medianoche, era un miedo concreto que ningún truco disipaba.

La práctica del yoga
no lograba sustituir a la religión ese basto brocado musical apolillado con ese capcioso discurso que dirigido a los niños afirma que ningún ser racional puede temer lo que no sentirá, no ver que eso es lo que tememos.

Ese discurso me llevó a escribir,
bajo mi temeroso subjetivismo, aquello de lo que me arrepiento de haberlo difundido:

Ni vista, ni oído,
ni tacto ni sabor ni olor,
nada con qué pensar,

nada qué amar ni a lo que estar ligado,
el anestésico del que nadie despierta.

El volver a encontrar
en esta Fiesta de las Mansardas a Julia me ha hecho ver cuán equivocado estaba y desde estas humildes estancias pido perdón a todos aquellos a los que exhorté a que dejaran de oír el discurso metafísico.

-Así es Niko.
Siempre comenzamos nuestra vida contra un crepúsculo admirable.  Y todo lo que más adelante nos ha de ayudar a desligarnos de nuestros desengaños se concita alrededor de nuestros primeros pasos y por tanto lo importante es tener algo en qué creer, alguien a quien amar.

                                                                               Johnann R. Bach

Potser parlo en somnis o que deliri


La Dama dels meus Somnis

Sota les parpelles caigudes
guardo alegres mirades mentre espero
que el temps aturi la seva àvida cursa
i ens sorprengui desperts o adormits.

En la memòria dels ulls closos  
dec guardar records d'una vella infància
quan aprenia tot com tants altres
i innombrables rostres adelerats.

Potser parlo en somnis o que deliri
però també que, dissipats els dubtes,
finalment, obri els ulls i miri,
i trobi el meu somni realitzat: Tu.

                                     Johann R. Bach

30 dic. 2016

-¡Ay amigo Quentin! Bajo el espíritu del enamoramiento se ve belleza allí donde otros no perciben más que oscuridad y malos presagios.


AMOR ENTRE DOS DECORADOS

-Rosa me ha dicho
que tú fuiste una gran viajera ¿no?

-Sí, amigo Quentin, sí –responde Ermessenda con una entonación de un cierto cansancio-, aunque a la menor ocasión venía aquí a estas mansardas a visitar a Antoine y Rosa; de manera que puedo describir perfectamente cómo ha evolucionado todo, incluso sus paredes.

Entre las dos decoraciones de Las Mansardas,
tan diferentes una de otra, había un intervalo de varios años en París, en cuyo largo recorrido se encontraban tantas y tantas visitas de Cassia. La fui viendo en los diferentes años de mi vida, ocupando con relación a mí diferentes posiciones que me hacían notar la belleza de los diminutos espacios interpuestos, el largo tiempo pasado que había transcurrido sin verla, y sobre cuya diáfana profundidad se modelaba con misteriosas sombras y acusado relieve la rosada persona que tenía ante mí.

-Todo eso, Ermessenda, es muy bonito,
pero ¿no crees que exageras? A la gente de este distrito le horrorizaban las mansardas, de forma que preferían ignorarlas antes que visitarlas para cobrar el alquiler a los inquilinos.

-¡Ay amigo Quentin!
Bajo el espíritu del enamoramiento se ve belleza allí donde otros no perciben más que oscuridad y malos presagios.

Por otra parte, piensa que este relieve que ahora ves,
estaba determinado no sólo por las sucesivas imágenes de lo que Cassia significaba para mí, sino también por las grandes cualidades de inteligencia y de corazón, por los defectos de carácter, unas y otros insospechados por mí, que Cassia, en una germinación, en una multiplicación de sí misma, en una eflorescencia carnosa de colores, oscuros, había añadido a una naturaleza antes casi nula, ahora difícil de profundizar:

una figura que antes fuera sólo un perfil sobre el mar es más rica ahora, más sólida, más acusado su volumen; todo por la simple presencia del color irradiado por Cassia.

Por otra parte –es notorio-,
no era sólo el mar al atardecer lo que vivía para mí en Cassia, sino a veces el mar dormido en la arena las noches de luna. Recuerdo que a veces me levantaba para coger un libro de la estantería, mi amiga Cassia que me había pedido permiso para echarse en mi cama junto a mí, estaba tan cansada que no se despertaba aunque estuviera leyendo durante un par de horas con la luz encendida de mi flexo.

Tendida cuan larga era,
en una actitud de una naturalidad que no se podía inventar, me parecía como un tallo florido que alguien dejara allí; y así era: el poder de soñar que yo sólo tenía en ausencia suya, volvía a encontrarlo en aquellos momentos a su lado, como si, dormida, se hubiera convertido en una planta. De este modo, su sueño realizaba, en cierta medida, la posibilidad del amor: sólo podía pensar en ella. Cuando ella dormía, yo no tenía que hablar, sabía que ella no me miraba y, por tanto no tenía necesidad de vivir en la superficie de mí misma.

¡Caramba Ermessenda!
¡Eso sí que es un amor sobre todas las cosas!

                                               J. R. Bach

29 dic. 2016

De repente, algo en el aire nos provoca una total liberación, una total purificación del espíritu


ESPERANDO LAS TARDES DE FEBRERO

Incluso los más insensibles
somos capaces de experimentar sensaciones inesperadas durante las breves semanas de febrero…

De repente, algo en el aire
nos provoca una total liberación, una total purificación del espíritu y volvemos a ser aquellos niños que jugaban en aquellas deliciosas tardes, junto al mar, cuando comenzaba a haber luz en la playa a la salida del colegio, una luz irrefutable, alta y ancha que cicatrizaba heridas, y hacía aflorar la esperanza.

Al crecer la tarde de febrero, la luz gélida y amarilla acaricia las sobrias fachadas de las casas.

Los gorriones cantan
en las ramas de los almendros blancos del jardín ancho y recién afeitado y su voz germinante asombra a los muros.

Pronto el verde trepará por ellos
cobijando el ascenso de las lagartijas y los nidos deshechos serán hábilmente rehabilitados.

Y yo apareceré en una escena de reconciliación
entre adultos sin entender nada más que sus insólitas carcajadas con motivo de mi cumpleaños.

                                                                                       Johann R. Bach

Aquel cantarín hombre que repetía una y otra vez ¡El lañador de loza y porcelana!


LO MÁS LÍRICO EL CARNICERO

Díme Ermessenda ¿desde cuándo escribes?
Rosa me ha dicho que lo haces desde muy joven.

Así es Quentin.
Empecé a escribir, con gran entusiasmo, con apenas diecisiete años. La verdad no sabía muy bien qué escribir ni como hilvanar mis pequeños relatos hasta realizar esa obra de mampostería que, hilada a hilada, pudiera llegar a ser una novela.

Me faltaban años
para conocer los entresijos del alma jarra de porcelana donde guardar las cosas vistas y vividas, pero así que cumplí veintiún años me vine a París…, a estas mansardas.

Salía a la calle para ver el París aquel de las novelas.
Poco a poco me fue defraudando el ambiente, sólo en el mercado de Sant Germain de Prés parecía haber algo de la cotidiana alegría que yo buscaba.

No oí nunca aquel silbato del tripicallero
haciendo resonar el aire en octavas diferentes como el afinador de pianos ciego de los relatos de los grandes escritores, ni ningún otro silbato de aquellos supuestos vendedores ambulantes de toda clase de cosas. Y me parecía que si alguna vez llegara a dejar aquel barrio aristocrático del Bulevar Raspail, de embajadas importantes, de la Rue de Rennes (donde la frutería, la pescadería, etc., estabilizadas en grandes casas de alimentación, hacían inútiles los pregones de los vendedores ambulantes, que además no hubieran logrado hacerse oír) me parecerían muy tristes, inhabitables, despojados, decantados de todas aquellas letanías de los pequeños oficios y de los comestibles ambulantes, privados de la orquesta que me hubiera encantado cada mañana.

A veces, mirando por la ventana,
veía pasar alguna mujer poco elegante, obediente a una moda fea, con un abrigo saco piel de cabra, demasiado claro con descosidos en los hombros dirigiéndose a pie a su garaje.

También me defraudó
no ver a los botones de los grandes hoteles, uniformados de distintos colores, dirigiéndose alados a las estaciones, en sus bicicletas, al encuentro de los viajeros de los trenes de la mañana. El sonar de un violín saludando el paso de los viandantes era simplemente una fábula de tiempos anteriores.

En los días precedentes a la festividad de Los Reyes Magos,
no hallé ni rastro de aquella sinfonía de un "aire" pasado de moda que yo sentía en mi mente de una hipotética vendedora de caramelos acompañada de un sonsonete con una carraca, o el vendedor de juguetes al que yo le asociaba un muñeco colgado de su hombro y que se movía al son de los diminutos pasos de un minué.

Aquel cantarín hombre que repetía una y otra vez
¡El lañador de loza y porcelana! Y que de vez en cuando podría decir: "arreglo vidrio, mármol, cristal, hueso, marfil y objetos antiguos". ¡El lañador! Era pura fantasía inoculada en mi mente juvenil por los relatos clásicos de una Francia que quería ser el espejo del mundo.

Sin embargo hallé, inesperadamente, en una carnicería que tenía a la izquierda una aureola de sol y a la derecha una vaca entera colgada, un carnicero muy alto y muy delgado, rubio, con un cuello azul cielo, ponía una rapidez vertiginosa y una religiosa conciencia en separar a un lado los filetes exquisitos y a otro la carne de tercera clase, y –aunque después no hiciera otra cosa que disponer para el escaparate, riñones, solomillo, lomo- en realidad daba mucho más la impresión de un hermoso ángel que el día del juicio final estuviera preparando para un juez celestial, según su cualidad, la separación de buenos y de malos y el peso de las almas.

Así que no me desanimé del todo
y aquella escena del carnicero y sus ojos lascivos me acompañó durante un tiempo mientras escribía en el pequeño pupitre de mi mansarda. Y después, como ya sabes amigo Quentin, el surrealismo comenzó a enraizarse en mí mente, así que escribí en la pared como si de un cuadro se tratara el siguiente poema:

Siendo ya más madura…
comenzaron a salir voces que pretendían
decirme cómo y qué tenía que escribir.

Por toda respuesta… dejé que los críticos dijeran
cuanto han dicho; rechacé su pan y aceite, cobre
y cobalto además del código (una tarjeta visa) cosido
con silencio en sus jardines: pastelitos de neón, nada.

                                                                          Johann R. Bach