5 abr. 2014

Agraeixo el poc temp que em va dedicar.

Els homes de la meva vida 1. August

                

És profunda la somnolència

d’obscurs verins, plena d’estrelles i del rostre hipocràtic  del rostre, petri, del meu amant.

 

És amarga la mort,

 aliment dels tacats de culpa; en l’obscur brancatge de la soca es disgreguen amb un somriure malèvol i miren la terra amb tristesa.

 

Però, lleument, ell cantava

 a l’ombra verda del saüc tot desvetllant-s’hi dels malsons; dolç company de jocs amorosos, se li va acostar un àngel rosat, i ell, com una bèstia mansa, es va condormir en la nit i va veure el rostre estrellat de la  puresa.

 

Servicial com ell sol,

 no va renunciar mai a fer-se ric. En la seva fortuna hi havia el germen de la seva tristesa i de la seva depressió:

 

els fills,

en la seva absurda egolatria, no van agrair mai la immensa herència –d’amor i de béns materials- rebuda.

 

Agraeixo el poc temps que em va dedicar.

Tanmateix  –i tot i que era vint anys més gran que jo- enyoro els dies en què em va fer tocar les estrelles amb la mà.

 

Malgrat que van quedar parts del cel

per assolir vora seu -em vaig endur -penso- les seves millors primaveres.

 

                                                           Johann R. Bach

¡Cuán fresca es la noche de agosto sin luna en Cadaqués!

CADAQUÉS EN AGOSTO

 

Todo lo que veo en este lugar,

ya vivido en otros menos alegres como Alt Treptow o Friedenau, está relacionado con la vida de los hombres, sus sueños lo invaden entero mientras calles y playas callan.


Todo en Cadaqués

gira en torno al pasado, en torno a la historia escrita por los hombres; muchos -como Dalí o Plá- recrean su mundo dentro de cada palabra.

 
Mientras la savia agosteando

pierde fuerza dentro de las arterias, la piel de los árboles se enfría endureciendo tronco y ramas; las hojas se desprenden, caen al vacío.

 
Cuando los días se detienen

dando paso a largas noches los ojos de té se reconocen; huyen de las desgracias, que siempre a punto dentro de la mente te esperan
aunque la mayoría de esos presagios no sucederán jamás.

 

En Cadaqués

los gestos se reencuentran detrás de los blancos muros desteñidos de recuerdos, bajo la desapacible Tramontana.

 

Y ahora tú

que has aprendido a llorar miras labios que se besan mientras miran al mar, aunque otras bocas sedientas pidan beber en la tuya.

 

Un viento de soledad

mueve las clareadas copas y toldos de terrazas, restablece el deseo, desnuda la impaciencia.

 

Se expande

la luz del dolor dentro de ti como las galaxias hacia el centro del tiempo.

 

No oigo mi corazón.

 
Pienso en mi vida,

pero se desdibujan las imágenes justo al borde del sueño.

 
La noche, húmeda y estrellada

bombea su sangre caudalosa al ritmo de la minúscula marea.

 

¡Cuán fresca es la noche de agosto sin luna en Cadaqués!

 

¡Cuán dulce tras el ruido del día

y sofocante calor! Los pálidos faroles bajan la mirada hacia su propia imagen verde sobre las plantas trepadoras de las calles

 

proyectada, hacia adelante

y alejándose de la vista de la playa donde la tormenta de luz ha depositado sobre el calor sobre las blancas paredes.

 

Libertad y espacio en expansión:

se dilata la vida en Cadaqués, preparada, parece, para romper los brazaletes de hierro de uno mismo,

 

para fundirse con otras vidas

 

                                                     Johann R. Bach

4 abr. 2014

No solament l'aigua, el metall polit, la página blanca, la pedra que hi conforma les estàtues...

ELS MIRALLS DE GEORGINA

 

Quan em vaig traslladar

a casa de la Georgina vaig quedar presa com una libèl·lula de l’aura dels miralls que hi vaig trobar. Tot hi és un mirall que t’envaeix els ulls, s’entesta- t’obstines- a assetjar la imatge imprevista.

 

No solament l’aigua,

el metall polit, la pàgina blanca, la pedra que hi conforma les estàtues, sinó també les seves mans, que imposen el seu ordre en les coses, la fuga del temps i el seu retorn, sempre imprevist, la por de les passes que van negant els camins.

 

Avui mateix, després de contemplar el mirall,

penjat a la meva alçada, no pas per veure-m’hi sinó per buscar-la-hi a ella quan no és a casa, m’he estat fixant en els dos llums iguals que presideixen la seva superfície irreprotxable d’on he aconseguit desterrar paret i cortines;

 

I, m’han aparegut

a la ment les línies d’un paisatge sense somni, l’aire mateix s’ha prestat a l’oblit dels problemes amb el meu exmarit.

 

Encara és mirall o bé ja és font?

He tingut la sensació que no em voldria assemblar a algú que no s’atreveixi  a contemplar el seu propi rostre. He sentit com, en mirar aquest  mirall, realment l’estava esperant com un únic esforç.

 

M’he posat a llegir

 – un dels meus millors plaers- i un insecte diminut s’ha aturat en el marge d’una pàgina; l’aparto tot espolsant la pàgina (delicadament, per no fer-li mal)i gairebé a l’instant, d’un salt s’hi ha tornat a situar.

 

Semblava que em convidés

a fixar-me en ell: era un dípter, tot ell de color verd amb taquetes  ametistes, no domèstic, les ales quasi triangles equilàters  que lluïen paral·leles al paper on ha posat les potetes; m’ha recordat les libèl·lules.

 

Massa obert,

el cosset gairebé tocava el blanc de la pàgina. Un traç ferm de preciós verd maragda, extremadament subtil, vorejava les ales transparents; com cel·lofana cristal·lina m’exhortaven a mirar-les bé per percebre-les millor, a fixar-me en la perfecta simetria del seu suport viu.

 

Intentava

apartar suaument aquell ésser diminut amb la punta del bolígraf, però es tornava a instal·lar tan a prop del llibre sense intentar fugir que em va semblar que buscava companyia encara que jo no fos de la seva mateixa espècie.

 

He provat de foragitar-lo

altre cop amb una bufada lleugera. Es resistia a marxar. He pensat que era una vida ja sense instint de conservació, que el seu final era proper i me n’he desentès;

 

fins a sentir-la posada

en la part de la mà ,tremolor! que jo no em veia, la que estava enfront del llibre , esperant, tota, el moment de passar el full, la volta del temps...

 

He continuat  llegint i passant pàgines:

la meva escala en el temps és una altra. Però els nostres universos són una mateixa cosa.

 

He tornat a mirar-me el rostre al mirall,

tot esperant la nit per  fer una passejadeta amb la Georgina.

 

                                Johann R. Bach

Introducció a la novel·la

JO, MARTA GUILLAMON I ELS HOMES DE LA MEVA VIDA

Per conèixer els homes

 no em va caldre ficar-me al llit amb tots. Com que no en vaig tenir prou amb mirar al meu voltant , observar els companys de les meves amigues i escoltar què en deien elles,

 

vaig haver de llegir el Quixot, 

 el Codi civil i el Codi Penal . I tot i això vaig haver de gravar en el meu ADN la majoria de potineries dels déus de l’ Olimp.
 
                                                                    Johann R. Bach

Todo en París estaba en paz

 

Paris te pareció

como un concierto denso una invasión doliente, como un campo de brazos sosteniendo en cada uno de ellos una vela.

 

Las aguas del Sena

a su paso por Maisons Alfort nunca chocan contra los muros de la Rive Droite, prefieren desbordarse hacia Choisy-le-Roi en dirección a Vitry-sur-Seine y el Marne gusta de descarrilar aguas abajo como si tuviera algún tipo de enemistad con los sufridos periecos de Charenton-le-Pont.

 

Todo sucedía

como si las aguas quisieran penetrar en ese rincón del Val de Marney unos ríos meditabundos por su inquietud egoísta, por su curvo e incontable desplazamiento, estrangularan lentamente las centellas.

 

Los frondosos árboles

se mojaban en lo abierto; de las brasas de las chimeneas de la Mairie ascendían sus inciensos vigilantes que no podían hablar de lo que podían arder.

 

En su interior los altares

yacían.Vivir no sólo es necesario sino también posible, pero las cunas son las letras y los números y el escrito es una enfermedad iluminada por su mismo temblor.

 

Aquella primera tarde

todo en París estaba en paz, todavía aquel centro de Maisons Alfortera como una ciudadela con doble monumento: La Mairie y La Garey el número 12 de la Avenue de la Republique te pareció, en medio de una floristería y una tienda de animales, el más sagrado de los números.

 

Como una reina

mirando desde un palacio de espumaparecías segura de vivir entre nuevos jardinesy rosarios de besos bajo un friso de púrpura y donceles con sombreros de vidrio.
 
El cielo desprotegido,
pero contento, te miraba mirar.

 

                           Johann R. Bach

No me riñas por haber sido feliz este verano

EUCLIDES Y EL SUEÑO DE LAS ABEJAS

Se despertó sudando

con gran agitación; el nombre de Euclides y su estrecho espacio zumbaba sobre sus sienes; sacó de la mesita de noche su cuaderno de color miel en el que a forma de diario anotaba meticulosamente todo lo que le acontecía desde el momento mismo de despertarse.

 

(Aquel día escribió) “Todos los rayos

que los dioses lanzan los tengo en mi garganta. No creo que sólo deba esperar continuamente la visita de la desdicha; y, no quiero, pasivamente, sentir cómo acude a mi lecho, y ami ya bastante amargo corazón, se acumulen ingentes penas mezclándose con afrentas dolorosas.”

 

“Siento que la úvula

está inflamada como un bolo alimenticio a punto de ser engullido. Sé por experiencia que cuando eso ocurre el color granate invade las fauces y ese badajo cargado de agua puede ahogarme.”

 

“Una sed insaciable me persigue.

En momentos como éste nada me satisface. Mi soledad pretende convencerme de que no me honran los dioses ni los hombres; y, que me hallo destinada a vivir en la odiosa tristeza, lo mismo que una fiera a quien los duros hierros y la cólera hieren”

 

Aún no había amanecido.

Se levantó, fue al baño, se miró en el espejo y no vio nada de particular excepto su piel pálida, transparente hasta el punto de que las venas de sus sienes fueran visibles y las bolsas llenas de líquido bajo sus ojos.

 

En su sueño volaba,

caía desde lo alto de un edificio cargado de viviendas como un panal, pero no llegaba al fondo porque asombrosamente su vuelo era suave aunque consistía en dibujar hexágonos continuamente.

 

Aquello le devolvía la alegría

a sus dorados hombros y hacía planes para pasar en vuelo rasante sobre los campos de girasoles de forma que el color amarillo pudiera coserse a su piel; y, el aroma del néctar de las flores pudiera ser recogido, como alimento de todo el año, en la cesta de mimbre colgada a su espalda. 

 

¡Oh noche!

 

¿Puedes explicarme –se preguntaba con angustia- por qué he tenido ese sueño?¿qué sentido tiene el moverme continuamente sobre hexágonos?¿Debo ser amable con esas criaturas y corresponder a esos regalos cargados de flores y miel?

 

¿Es cierto lo que me parece

oírte decir? Te escucho atentamente. De acuerdo, de acuerdo. Todo el verano me he estado bañando en ese precioso mar que me aliviaba del penoso calor, he libado hasta saciarme del cántaro sagrado del amor y mis hombros se han bronceado hasta sentirme dichosa.

 

No me riñas por haber sido feliz

este verano. Te prometo tomar miel y romero para mis anginas. Ya sabes que soporto mal el calor, que después de las largas vacaciones junto al mar acostumbro a encontrarme mal y que mi mejor tiempo se halla anclado en las constelaciones y en las estrellas de la primavera.
 
                                                     Johann R. Bach

3 abr. 2014

Ahora soy lo bastante viejo para saber que soy joven, más bellezas de silicona persigo

RESPUESTA A TU ÚLTIMA CARTA

 

Siempre has insistido

en lo contradictorio de mis palabras. ¿Recuerdas? Acostumbrabas a decirme: “Quien te entienda que te compre”.

 

Joana, tu carta, demostrando, supongo,

que en algún lugar de este planeta existes ¿quién sabe? En algún lugar del tiempo,

 

que quizás, esta mañana llegue,

recordándome con alguna de tus notas de amonestación católica que la fe es la prueba no las obra.

 

¡Obras!

Cualquier persona de modesta condición puede hacerlas si lo intenta ¿pero qué escuela puede enseñar a uno a creer en lo aparentemente ridículo?

 

Un ciego diría

que no se puede creer en lo palpablemente inexistente y sin embargo el amanecer se muestra visible con sus hilos de luz.

 

Lo mismo que nosotros,

devotos del orgasmo como culminación esotérica, en esta loca aventura del amor

 

quien quiera salvarse debe amar

 

sin el accesorio de los sentidos o de la razón,

no debe dudar aunque la deidad sea trasladad lejos, remota, invisible; quien no se ama más por obras voluptuosas, sino por

 

la fe que vive en ausencia

y en la ignorancia del cuerpo.

 

No soy uno de esos pretenciosos

que afirman tener fe, e incluso en el amor permanezco agnóstico. ¿Estás aquí? Evidentemente es el hecho, constatado por tu divina visión,

 

tal vez por el cálido toque de la boca;

y porque te amo, por tanto, lo sé con mayor certeza, con mucho dolor.

 

Ya sé que me dirás,

en caso de que esta carta llegue a tus manos: “Palabras, palabras y palabras”.

 

¿Qué le voy a hacer a mis sílabas si yo soy así?

Contradictorio, disperso, siempre con nuevos pensamientos profundos engendrados por una cancioncilla cualquiera,

 

Abierto a nuevos mundos

Vislumbrados por la ventana de una palabra que ha cesado, de algún modo, de ser opaca.

 

Siempre con las musas

zumbándome en la cabeza: Una autografía, en fin, cristalizada bajo una antigua estilográfica, así:

 

“Cuando te escribí esa carta

era lo bastante joven para no conocer la juventud, yo era un fauno cuyos amores eran bizantinos -como el acné de mi frente- entre rígidos árboles.

 

Ante mí la verdad desnuda

crujía sobre sus patas intelectuales, divina por ser inhumana, y nunca fue atrapada yendo yo a toda velocidad;

 

pues ella el pensamiento

sobrepasar podía.

 

Ahora soy lo bastante viejo

para saber que soy joven, más bellezas de silicona persigo, pero inspiro vida al remover el titanio de sus huesos

 

con el aliento de mi deseo.

 

Y la verdad absoluta

ahora se manifiesta cuando en cierto rostro y pecho durmiente

 

la luz de la luna sueña

y acordes de plata se ensartan, y una mano de marfil toca la dolorida lira”.

 

Sí, sí. Ya sé… Sólo es una modesta autobiografía

 

                                                                        Johann R. Bach

2 abr. 2014

La pèrdua d'un ésser estimat

LA NOIA DE KIEFHOLZSTRASSE

 

Capítol 1                                                     

 

El desvetllament de la consciència

La pèrdua d’un ésser estimat

 

        ALUMINAC7 – IGNATIA C30

 

 

Em vaig despertar a mitjanit tota suada; el meu germà gran em va dir: desperta’t que t’has de vestir. Sentia veus per casa que xiuxiuejaven. La casa estava incomprensiblement plena de gent tot i ser mitjanit. Estava entre atordida i marejada. Va entrar a l’habitació un tia meva que em va agafar al braçat i em va tapar amb una manta i, en pijama, em va dur   a casa d’una veïna, dos pisos més amunt.

 

La veïna m’havia preparat un llit enorme; m’hi allità, em va fer beure un suc d’un gust estrany i em va dir que continués dormint. L’endemà al matí em vaig despertar i vaig demanar d’anar a col·legi, però em van dir que estava malalta i que m’havia de quedar al llit.

 

El meu germà no se separava de mi i la veïna em va preparar un llesca de pa amb mantega i un xic de llet calenta que em vaig prendre de grat, però al cap de deu minuts la vaig vomitar. Vaig anar al lavabo, el meu germà em subjectava el front  mentre jo sofria unes arcades que presagiaven més vòmit.

 

Em vaig veure al mirall, amb la vista  enterbolida; tenia la cara pàl·lida i estava a punt de marejar-me. La debilitat feia que em flaquegessin les cames. Vaig tornar al llit i vaig tornar a caure en els braços de Morfeu.

 

Durant uns quants dies o setmanes vaig romandre al llit i tot intent de llevar-me resultava inútil ja que al menor intent de fer-ho se m’emboirava la vista i l’esvaïment es produïa immediatament. Em sentia molt feble i em vaig resignar a dependre totalment dels altres.

 

No podria dir quantes setmanes vaig romandre en aquesta situació perquè la meva idea del transcurs del temps en aquells dies encara era molt tendra. D’altra banda, si en aquells moments m’haguessin preguntat què volia no hauria sabut què respondre. En realitat, la sensació que tenia de la situació era la de la persona acabada d’arribar: no sabia què volia.

 

Aquesta situació va començar a canviar un matí fred, però amb un sol radiant enmig d’un cel ras. El paisatge vistós pels arbres carregats de neu em cedia sota els peus. La blanca reverberació de la llum del sol en travessar el sostre del bosc destacava amb el colorit d’un carret amb un para-sol. Misteriosament,  enmig del no-res, hi havia un home que venia flors al capdamunt  de Kiefholstrasse. Aquest punt de color produïa tristesa en lloc d’alegria. El silenci del bosc nevat, la solitud del venedor de flors i l’aire fred del matí em van entristir.

 

En arribar a casa vaig preguntar al meu germà com era que en aquest lloc hi havia un venedor de flors. La resposta lògica que venia flors per dipositar al jaç de les persones estimades al cementiri em va fer entendre què havia passat : la mare devia haver mort aquella nit que em van traslladar a casa de la veïna...

 

Tot encaixava; m’havien amagat la mort de la mare per evitar-me sofriments més grans perquè era petita i estava molt malalta.

 

El buit deixat per la mare va ser inevitable encara que me n’haguessin ocultat la seva mort: jo la necessitava i la cridava constantment tant desperta com en somnis.

 

                                                                 Johann  R. Bach

Mi vida comenzó en el aire marítimo; ...

LA FRENTE DESPEJADA DE HELENA

                   

¿Decepcionado has dicho?

 

Sí; yo heredé con la fama

ese sino aborrecido, la gloria mundanal, que ha exhibido una luz demoníaca en torno a 

 

mi sillón en la Academia de la Medicina Gratuita

abrasando mi agotado corazón con un dolor que el infierno no me hará temer de nuevo.

 

No he sido siempre como soy ahora;

la aureola febril sobre mi despejada frente –como la tuya la Helena de hoy- la reclamé y la gané aunque para ello hice muchas trampas.

 

Sí; la misma herencia

dio Cartago a Amílcar Barca, ésta a mí. La herencia de una mente regia y de un espíritu orgulloso que ha luchado con un cierto éxito parcial con la especie humana.

 

Mi vida comenzó en el aire marítimo;

la tramontana disipaba violentamente las tinieblas y cada noche rociaba con sal fina mi joven cabeza;

 

y mi cerebro bebió entonces su veneno

-como hoy tú bebes el tuyo- cuando tras un día de lucha peligrosa con los peces voladores, tomaba su guarida y me dormía,

 

en mi orgullo del poder,

cual infantil  reyezuelo del momento, pues con el rocío de la mañana mi alma se imbuía de un sentir profano y yo sentía que,

 

en sueños,

con sigilo su esencia a mí se aproximaba, mientras la luz, brillando desde una nube que en lo alto se cernía parecía a mis ojos de té la pompa de los elegidos.

 

Y el profundo toque de trompeta del trueno

me llegó con gran prisa, hablándome de combate y tumulto, en que mi voz –¡mi propia voz, necia criatura!-

 

se inflamaba

(¡oh, cómo se regocijaba mi loco corazón y saltaba dentro de mí con aquel grito!) al grito de batalla de ¡victoria!

 

Cayó la lluvia sobre mi cabeza

sólo apenas cubierta, y el viento huracanado pasó veloz sobre mí, pero mi mente enloquecía, pues era el hombre quien vertía laureles sobre mí, y una ráfaga,

 

un torrente de aire gélido,

gorgoteó en mi gozoso oído, el hundimiento del imperio español, junto con la súplica del cautivo,

 

el murmullo de los pretendientes

y el mezclado tono de la adulación de la adulación en torno a mi sillón en la Academia de la Medicina Gratuita.

 

Cesó la tempestad y yo desperté;

su espíritu al sueño me había mecido y al pasar a mi  lado despuntó sobre mí extraña luz, como para dormir mi alma en el misterio;

 

pues yo no era lo que había sido,

el hijo de la naturaleza sin cuidado, ni pensamiento, salvo del pasajero escenario.

                                        Johann R. Bach

Quizá deba hacer como la cariátide que pasó de las cornisas y huyó. Esta noche pensaré si este poema es el último que cuelgo en la red

LA HUIDA DE CARIÁLILA DE ATENAS

 

Yo, Cariálila de Atenas,

me escapé –siguiendo el exhorto de los poetas-  a medianoche, mientras la luna danzaba con la hermosa y más extraña luz.

 

Os acordáis del Poema “Cariátide”;

cómo me apremiaban:

 

“¡Cambia de piel!

¡Escápate de la piedra!¡Haz añicos la cavidad que te subyuga! Huye exaltada a los campos, despierta y llévate contigo los besos que durante siglos te han regalado y ríete de las cornisas.

 

Escupe

sobre esa castrense fila de columnas: manos de ceniza a golpes muertas las alzaron temblorosas hacia cielos encapotados que soltaban poco a poco sus lágrimas.

 

Derriba

los templos ante las nostalgias de tu rodilla en la que el color pálido delata su ansia.”

 

Sí, sí. Soy aquella cariátide

a la que los poetas aconsejaban la huida, el pasar de las cornisas… cabalgar en el viento… libre.

 

Fue –la noche de mi huida-

durante el comienzo del solsticio: como adormilado pastor en su lecho de pasto gigante (¡de paja, vamos!) tumbado a su gusto,

 

y levanta los pesados párpados

 

y empieza a ver murmurando

“que espera ser perdonado” en el momento que la luna se halla en su mayor resplandor en el cielo,

 

emprendí mi camino,

pero no dejé de mirar tras de mí la sagrada hilera de columnas magníficas en el aire ligero,

 

lanzando desde el mármol de Paros1

su sonrisa gemela a las lejanas olas que allí centelleaban, y cuidando a la joven colina, en su guarida.

 

Ya no sentía lástima

de las compañeras que habían muerto en aquella superficie pavimentada de astros, como si hubiesen caído

 

a través del aíre de ébano,

plateando el sudario de su propia vestimenta… adornando después las moradas del cielo.

 

Aún tuve tiempo de ver como una cúpula,

que descendió del cielo unida por su luz, se asentó suavemente sobre aquellas columnas cargadas de gracia femenina igual que una corona;

 

Como al ver un paisaje 

a través de una ventana hecha de un diamante redondo dando al exterior, hacia el aire purpúreo,

 

sentí tristeza.

Pero la decisión estaba tomada.

 

Mientras huía

noté la presencia de los ojos seráficos de los pilare en medio de la oscuridad de este mundo;

 

ese verde grisáceo

que la naturaleza prefiere para tumba de la belleza oculto en cada cornisa, en torno a cada arquitrabe…

 

y los querubines

que, allí detrás de ellas esculpidos, atisban desde su morada marmórea parecían terrestres en su nicho a la sombra.

 

¿Estatuas aqueas en un mundo tan rico?

 

sentí tristeza.

Pero la decisión estaba tomada. El ladrón de mis sueños me esperaba.

 

                                                  Johann R. Bach

                                                                       

1.        Un tipo de mármol de grano fino, semitranslúcido y de un color blanco puro que se extraía del monte Parpessa en la isla griega de Paros. Se utilizó ese tipo de mármol en la famosa Victoria de Samotracia.