10 mar. 2017

Sí, sí. Se habla mucho de que los robots deberían pagar las cuotas de la Seguridad social


SEMANA 3. 11 DE MARZO

Después de no poder definir al hombre puesto que su conciencia lo transforma, hay que definir qué es un robot.

Sí, sí. Se habla mucho de que los robots deberían pagar las cuotas de la Seguridad social de los humanos en compensación por haberlos sustituido.

El hombre es insustituible y mucho menos si es un enfermo no reconocido como tal. Y es que los humanos no perdonan un error aún después de toda una vida de aciertos.

Nuestra esperanza no está en la perfección de los robots, sino en la injusticia de Dios.

                                                              Johann R. Bach

el ruido es un invento moderno.


SEMANA 3. 10 DE MARZO

Hoy se nos pide que opinemos sobre las frases siguientes:

Un ambiente mediocre
es aquel donde no hay personas inteligentes.

Una persona inteligente
no puede vivir –se ahoga- en un ambiente mediocre.

La verdad es que el ruido es un invento moderno.

y las ciudades ilustres no mueren patas arriba como las cucarachas: acaban siendo un lugar de veraneo; un lugar donde nada desconcierta más al rico que toparse con alguien que no lo envidie por morar en una ciudad de moda.

                                                                   Johann R. Bach

9 mar. 2017

La sórdida penumbra orgánica


SEMANA 3. 9 DE MARZO


La sórdida penumbra orgánica
donde nace la idea no importa, sino su dura punta de diamante.

El carbón sometido a grandes presiones
y grandes temperaturas en la oscura y profunda entraña de la tierra cuando aflora de forma rápida y brusca a la atmósfera, se transforma por el efecto del temple en un "cubito helado" que llamamos diamante.

En caso contrario,
si el carbón sube a la superficie terrestre de forma lenta se origina el grafito "un carbón blando" negro aunque conductor del calor y la electricidad gracias a sus impurezas férricas.

                                                                                     Johann R. Bach

Escribir, escribir... Sentir, sentir


SEMANA 2. 7 DE MARZO

Escribir, escribir…,
escribir paciente y laboriosamente manjares suculentos a Cassia, a Xana, a Asun, a la Profe de Mates, a Patricia, a Griselda, a Rosi, a Carme Creus, a Misteri 777 la Dama d'Elx, a Rosalva, a Pilar reencarnación de Novalis…

Sentir, sentir…,
sentir como el espíritu madura más allá de los años, dejando atrás esa tediosa obligación de ser encargado del mundo. Sentir la lluvia como una floración del cielo…

                                                                                Johann R. Bach

No esperemos que la civilización renazca,


El sello de LOS SIGLOS

Si tuviera que juzgar los siglos no dudaría en afirmar que lo que se extingue, a lo largo del siglo XIX, es la dignidad de los humildes. No obstante mi siglo predilecto es, precisamente, el XIX. Porque me enseñó a ver los demás siglos.

Me encantó leer, con ojos silenciosos de búho, lo que se escribía a lo largo de tantos y tantos siglos donde florecieron culturas múltiples y civilizaciones, pero civilización es lo que muere con el XVIII. La Era Atómica nacida en pleno siglo XX, como colofón de dos grandes guerras frustró los proyectos de una nueva civilización.

Demasiadas veces hemos contemplado la historia con ojos de esfinge para no ver que la culpabilidad del mundo moderno es mayor por haber arrasado las chozas que por haber incendiado los castillos. Hemos simpatizado –por comodidad- con cualquier hombre que no muestre sus opiniones y hemos menospreciado esa "Fuerza Metafísica" que empuja, a pesar de todo, a seguir adelante.

Alabar a la juventud –poner en ella, consecuentemente, alguna esperanza- es olvidar nuestra pasada mediocridad y bobería. Convencido estoy que la sabiduría de este siglo XXI se reduce a observar el mundo con la mirada amarga y sucia de un adolescente depravado, pues es privilegio de esta centuria el invento del frío oro azul, del pedantismo y la obscenidad.

No esperemos que la civilización renazca, mientras el hombre no vuelva a sentirse humillado de consagrarse a tareas económicas, a guardar, como las hormigas, alimentos para el invierno, a construir muros de piedra seca y bancales, a proteger los huertos con vallas de olivos, naranjos y granados, y, a adornar con almendros los márgenes de los caminos.

A medida que suben las aguas de este siglo, los sentimientos delicados y nobles, los gustos voluptuosos y finos, las ideas discretas y profundas, se refugian en unas pocas almas señeras, como los supervivientes del Diluvio sobre algunos picos silenciosos.                                                              

Lo que más me fastidia de este siglo de telefonía móvil -y no se lo perdono- es que me agobie con tal náusea al leer los periódicos o ver la televisión que olvido que su abyección no mancha la intacta primavera.

                                                                                                Johann R. Bach

6 mar. 2017

yo tomaba una postura un poco escéptica.


UNA CRÍTICA DIVERTIDA

Ante la crítica feroz de un poeta a la literatura contemporánea en el sentido de que algunos llaman "escribir con franqueza" vomitar su hiel y su baba, mientras otros denominan "establecer relaciones auténticas" entre las diferentes formas de escribir su afán de hundirse en la sangre y la mierda, yo tomaba una postura un poco escéptica.

De repente encontré entre las líneas de aquella crítica lo más divertido que he leído sobre ciertos conceptos la literatura: "La literatura contemporánea parece una algarabía de eunucos en celo".

Cada vez que recuerdo esa frase
estalla en mi pecho la carcajada.

                                                                                        Johann R. Bach