11 ago. 2012

ESTA NOCHE... LLUVIA DE ESTRELLAS ( www.homeo-psycho.de )

LA PUREZA DEL NÚMERO

 

Todos miran o han mirado el cielo;

buscando respuesta a la existencia

en la magia de la noche.

Desde la antigüedad,

gente sencilla, sabios, sacerdotes

 

han observado como hay un beso

             tras cada gota de agua llovida.

 

También llueven estrellas e ideas

caídas desde esas brasas celestes,

conceptos abstractos que viajan

encaramados en finos haces de luz,

nocturnos casi siempre.

 

Doce es el número mágico.

 

Llovido de la bóveda celeste invadió

todos nuestros campos de trigo,

las copas de los árboles,

nuestros rudimentos matemáticos

y el mágico transcurrir del tiempo.

 

Arriba están la Casas del Cielo.

 

Los doce signos del zodíaco,

la Casa de lo Oculto, la doce,

Escorpión la Casa de la Muerte.

Millones de peregrinos terrícolas

inspeccionan el cielo.

 

Los astros hilan en secreto sin lanzadera

 

en la oscuridad que se extiende

como el mar hacia el horizonte.

Saturno  gira lejos bañado

por sus propios anillos

y aún inamovible,

 

el que arrastra hacia atrás su carro,

                                                 El Cangrejo.

 

Signos en el espacio interestelar

que hay que interpretar, que marcan

el origen olvidado o el retorno a lo ignoto.

Espacio sin senderos, 

sin distancias euclidianas por dónde

 

camina, cada vez más puro el número.

 

Muchos, sosegados de años en la paz

                                                     del abrazo,

y en un tardío encuentro casi de despedida,

a la vez, culpables e inocentes de lo que

                                                        hemos sido

volvemos a confesar al oído que nos disgustaban

los bailes de cifras la escuela.

 

No los entendíamos.                                       

                                                                         Elisa R. Bach

9 ago. 2012

ADOLESCENTE FRENTE AL MAR. ( www.homeo-psycho.de )

                          CORREO DE UN ADOLESCENTE

 

"Sylvia, mi amor, tú qué sabes lo que es una voz de socorro,

 

"No me dejes sin luz y sin color olvidado de ti como de mí, perdido en el abismo de la desesperanza que yo mismo he escrito con dolor y con temblor".

 

"No me dejes sin voz y sin amor, olvidado de todo como si no fuese más que negro frenesí nacido del silencio que ha ido creciendo en mí como lo hace una semilla al humedecerse".

 

"Deja que me penetre  tu fulgor, admíteme en tu mundo necesario y deja que yo describa tu lamento".

                                                                    Daniel

8 ago. 2012

AUTORETRATO DE LACHESIS. Poema de Sylvia M. Folch ( www.homeo-psycho.de )

AUTORETRATO DE LACHESIS

 

En una corta noche báltica de julio

soñaste otra vez que yacías

sobre la fría roca como en una camilla

depositada ya como un mueble.

Tus propios gritos te despertaron.

 

La luz penetraba cenitalmente

 

sobre las sábanas empapadas de sudor;

sólo eran las cuatro de la mañana,

el aire se había detenido y

en tu mente aún resonaban palabras:

¡Venid a mirar conmigo –decías-

 

cómo era su extraña pureza! Dormida,

 

un palacio de aluminio sin llaves.

Dormida. Sí. En la pregunta de tus ojos,

en la claridad de tu cuerpo.

Y entre tu boca y tus cabellos flotaba

la música en tus sienes,

 

iluminada entre tus luces juveniles,

 

resbalando por tus suavidades ya sin vello

el olor a violetas. El color cobrizo

de tus hombros y tus senos de jardín

hacían juego con tu frente de imposible,

tus amarillas manos y tu sol desvanecido.

 

Sola de amor y de brazos

 

frente a una costa de adularias áridas,

junto al mar de doliente senecio

sostienes tu recuerdo. Repartida

en el cielo sonríes y tus imágenes cromáticas

difunden una vida de

 

tenue transformación  de eternidad pálida.

                                         Sylvia M. Folch

7 ago. 2012

CHOPIN. Un poema escrito ante su tumba en el cementerio de Père Lachaise

                        Syilvia M. Folch
                www.homeo-psycho.de

CHOPIN. Un poema escrito ante su tumba en el cementerio de Père Lachaise

                                                    CHOPIN

 

El cielo de París pocas veces es azul

y la dulzura de la lluvia perfecciona

el paisaje de Père Lachaise.

Toda la mansedumbre de los mundos

aquí se olvidan de volcanes y terremotos.

 

Nosotras, cantantes amorosas

no nos olvidamos y los escribimos

con tinta negra sobre el pentagrama.

Oscura, moribunda defraudada, su tumba

se oculta entre la niebla y el recuerdo.

 

Su música sigue iluminando las aguas

 

del Lago de los Sueños, bañando

las arenas de su amada Valldemossa

desde el umbral solitario de ese mármol

que lentamente se desnuda bajo

la negación eterna.

 

Sus notas, reliquias sonoras viajan por el mundo,

 

sus inscripciones sangran y maldicen

la cruz de su sepulcro.

Sus manos están grises y su frente,

alisada por decenas de años dulcemente,

es acariciada por la música de sus sienes.

 

Su belleza desnuda se recoge

 

en bellísimos compases nocturnos,

guardados en la memoria de pianos

iglesias y salas de conciertos;

y, los verdes cirios (que colocamos nosotras)

arden como en el valle mallorquín

 

de la aurora olvidada.

                                 Sylvia M. Folch
                       www.homeo-psycho.de

CHOPIN. Un poema escrito ante su tumba en el cementerio de Père Lachaise

            Sylvia M. Folch