29 jun. 2012

PALABRAS MISTERIOSAS COMO ESTRELLAS

      Elisa R. Bach

PALABRAS MISTERIOSAS COMO ESTRELLAS. Poema de Elisa R. Bach www.homeo-psycho.de

PALABRAS MISTERIOSAS COMO ESTRELLAS

 

Lo inexplicable de alguna frase de las tuyas

que no hemos entendido en su tiniebla,

se ilumina a veces con tal centelleo que nos ciega…

Es precisamente lo real lo que es metafísico…

Pero a los amantes no les gusta, cuando,

 

entre la adivinanza y la posibilidad de adivinar,

 

la sagacidad quiebra con suavidad

sus aguijones… Al pie de la letra

con su mejor caligrafía

se abrazan y se besan

y no intuyen que hasta el peligro

 

pasa a ser costumbre e indiferencia.

 

O de lo contrario deberían desaparecer.

Marcharse sin el dominio del horror,

pero con toda seguridad

en aquel silencio descalzo

que se nos acerca con una invitación floral

 

y dice simplemente: ¡Basta!

 

Pero como ya sabes, el verdadero amante

establece una tregua con el retrato

y raramente lleva hasta el espejo el gallo

de una palabra todavía no iniciada,

un escándalo no acordado y una alegría inexpresada.

 

Toda idea es atractiva. Hasta la idea del Amor sin medida.

 

Deja que dure, pues, la noche, aunque la última piedra

que le queda al constructor de faros tenga que

llevarle a la ruina. ¡Que dure la noche,

aunque en las obras ferroviarias del AVE

bajo tierra –como palabras misteriosas-

 

tengan que apagar la primera luciérnaga!

 

¡Que dure la noche en que la escoba

de una estrella fugaz haya barrido hace tiempo

la caída de los ángeles de todos los jardines

al bosque de difuntos! El corazón es gravedad…

La razón sólo peso… Hasta en la inocencia póstuma

 

seguimos siendo tentados. ¡Que dure, pues la noche!

                                                        

Y dura…Sólo un lugar brilla:

el agua de la cala estancada,

gruta uterina del infierno y los celos

con punzadas en la virginidad de la música,

más crueles que la violación de una virgen.

 

Si algún ángel luchara por nosotros,

 

diría lo mismo que nosotros: Así que estás aquí,

con los reparos propios de la primera vez. ¿Por qué

subiste a la barca?¡Cómo es posible!¡Ven!

Pero tú, puesto que por ti lucha Eva, contestas:

Quise tocar las estrellas con la mano, pero,

 

temo a las palabras que salen de la boca de un loco.

                                                                    Elisa R. Bach
                                                       www.homeo-psycho.de

28 jun. 2012

LA PROFE DE MATES SE APUNTA A LOS CURSOS DE VERANO de Elisa R. Bach

Me han gustado mucho los tres poemas.
 
El regreso de las vacaciones de Pascua, ya lo había leído y me sigue pareciendo genial todo lo que describe sobre sentimientos a la vuelta de unas vacaciones:"...
 
Las frases que se dicen por decir/ y son como la máscara del silencio..." "...el olor de las ropas oreadas...".
 
Los otros dos poemas de Playa de Aro, sobre todo "Franja de cielo claro", junto con las fotos, son una verdadera  tentación; te puedes imaginar que estoy encantada por haberme apuntado al curso, así conoceré la maravillosa Cala del Pi y esos lugares " donde las farolas compiten con las estrellas" y en los que se puede "ver en las terrazas cómo el verde resbala/ en forma de brillo de palmeras..." ...pájaros que vuelan en bandada/y se confunden con la música suave de Chopin..".
 
Me hace mucha ilusión conocer esa Cataluña que ya me resulta tan familiar.
 
                                                                                     LA PROFE DE MATES

FRANJA DE CIELO CLARO. Poema original de Elisa R. Bach www.homeo-psycho.de

Cala del Pi . Platja d'Aro
 
      Elisa R. Bach

FRANJA DE CIELO CLARO. Poema original de Elisa R. Bach www.homeo-psycho.de

FRANJA DE CIELO CLARO

 

El acimut del sol está ya muy alto

en el mediodía del hipérico y

su alcaloide rojo se desborda

por los márgenes de los campos

descuidados o simplemente abandonados;

 

El resplandeciente polvo de oro

 

se levanta al final de la ladera.

Es una nube de apoteosis

en la que todo se funde o desaparece

como el silbido estridente de un tren antiguo.

Sales a la terraza a reconocer haber dado

 

parte de tu alma por una franja de cielo claro

                                                        en el horizonte.

 

Abajo, en la solitaria avenida, cargada de palmeras

unas farolas crudamente reales compiten

con las estrellas que tiritan en el cielo

y sosiegan la extravagancia de los sueños.

Aquí es donde tienes que quedarte y

 

luchar contra la acometida de los nervios que te

                                                                    descarrían.

 

Tu verdad y tu locura se liberan eximiéndote

de toda la responsabilidad de tus actos.

Sin embargo, no has hecho nada tan bajo.

Sabes que un árbol sigue siendo un árbol

si ignoras cómo de su madera

se hace otra cosa -como por ejemplo un armario.

 

Pero a veces faltan los medios para ser tan simples

 

como las cosas inertes. La oscuridad y la luz

nos transforman. La sensibilidad

exacerbada por el exceso de café en la sangre

suele distorsionar la realidad

y se puede convertir en una triste

 

herencia de la que se podría prescindir,

 

pero sospechas que es un enemigo,

indispensable, al que hay que combatir,

sin vencerlo nunca totalmente

puesto que la pasividad y la inanición

es una estupidez.

 

El equilibrio estable parece lo razonable.

 

El entusiasmo y la frialdad

y no el uno sin la otra emergen como una idea

necesaria para tu mente, pero todo ello

no es posible sin tropezar en obstáculos.

Tus talones golpean a cada paso el piso y

 

tu mano coge un vaso los días de calma

                                               y eso es todo.

                              
           Elisa R. Bach

 

27 jun. 2012

VERANO EN PLATJA D'ARO. Original de Elisa R. Bach www.homeo-psycho.de

            Elisa R. Bach

VERANO EN PLATJA D'ARO. Original de Elisa R. Bach www.homeo-psycho.de

VERANO EN PLATJA D'ARO

 

Por fin la columna se movió

sin que nadie hubiera dado la señal

y la autopista quedaba libre

después de haber estado sujetados

por una tenaza de cuatro horas y media

 

como si un imán obligara a tú corazón a volver

                                                           a Platja d'Aro.

 

Mirando de más de cerca,

con ojos despreocupados,

se hubiera podido ver a dónde conducía

ese camino orlado de estrellas,

aunque desde las terrazas se ve cómo

 

el verde resbala en forma de brillo de palmeras.

 

Ahora, ya puedes decir como todos:

"Si semejante calor continúa todo se acabará;

incluso el humo de los incendios

no sabe ya a dónde ir". En pleno día

se puede decir muchas veces que es de noche

 

si nos olvidamos de la tormenta de luz.

 

Aunque sólo sea una amenaza ya no se respira

en este rincón como en primavera; el vaticinio

de más fuertes golpes de calor predice que

todas las olas dejarán de correr por la playa,

que no habrá más que sal por doquier y será el fin.

 

Un día el Lago de los Sueños será el Mar Muerto,

 

pero de momento los que tienen miedo

se detienen bajo los árboles de la playa

para mirar hacia atrás y recordar

que aún es el viento el que se mueve

y las veletas indican como un dedo

 

la dirección de los pájaros que alzan el vuelo.

 

Pájaros más grandes de lo normal:

Gaviotas blancas danzando en círculo

y otros menores que vuelan en bandada,

en formación de punta de lanza perfecta

se confunden con la música suave de Chopin

 

desprendida de la antigua tienda Mar Franc;

 

otros desearían oír la obertura de Von Karajan

"así habló Zarathustra" al sentir

el calor que sube en bloque,

al oír cómo el sol se baña con los niños

que no habían venido desde el año pasado,

 

bajo la mirada de sus madres divorciadas:

 

Uno salpica al otro y ríen. Ellas aburridas

pueden bostezar ante la Eternidad que continua.

Todo el mundo se sobresalta

con igual impaciencia y el malestar aumenta

en la cortejada Platja d'Aro

 

al no poder aparcar frente a la playa. Eso es el mundo.

                                      Elisa R. Bach
                         www.homeo-psycho.de

 

 

25 jun. 2012

NOCHES DE JUNIO EN PARIS. Elisa R. Bach. www.homeo-psycho.de

         Elisa R. Bach

NOCHES DE JUNIO EN PARIS. Elisa R. Bach (www.homeo-psycho.de)

NOCHES DE JUNIO EN PARIS

 

Con sueños que a menudo no se recuerdan

y con los recordados danzando en la mente,

con el insomnio del café, su inquietud

y la que tiembla un segundo después

del portazo del vecino a su esposa,

 

con la luna y con el amor levantaste la noche.

 

Con la ropa cansada, sin lavar, en la lavadora,

con las nubes amenazantes,

con la música de jazz de Radio FIP (París)

con los decibelios justos para no molestar,

los postigos semiabiertos a la tormenta,

 

con los versos de Rilke y tus autoconfesiones,

 

con la luna de junio y el resentimiento

levantaste la noche. Y también

con la estrella polar sobre los barcos

de tu imaginación de filósofa amorosa,

calmando la hoguera de tu pecho,

 

soñando con el tiempo detenido tu primer abrazo

 

y aquellas lágrimas de auténtico placer

de un interrogatorio con abundantes besos;

con la luz amarilla,

con el silencio de los hospitales

levantaste la noche.

 

Al recuerdo de familiares y amigos regresas

 

Flotando sobre la luz de los faros de los taxis

Nocturnos y su rumor de palabras mecánicas

y la historia es en ellos un afluente más

del Sena a punto de desbordarse.

En una noche blanca están todas las noches

 

y el tiempo inevitable ha sucedido

 

para dejar tu sueño en esa cama

donde tus ojos vieron el fuego

de una noche infinita.  Las calles

estaban en llamas y sentían el frío

de los árboles agotados y al levantar la noche

 

no sabías si la escondías o la guardabas.

                                         Elisa R. Bach
                           www.homeo-psycho.de

NOCHES DE JUNIO EN PARIS. Elisa R. Bach (www.homeo-psycho.de)

      Elisa R. Bach