9 ago. 2014

Crucé la enmohecida puerta de la escalera de servicio y, aunque era mi pisada queda y leve del mármol de umbral salió una voz,

SOL Y LUNA DE AGOSTO

 

He vuelto al 13 del Boulevard Raspail;

y aunque la luna, la blanca luna, derramó todo el esplendor de su apogeo, es fría su sonrisa,

 

y su brillo,

en este tiempo de lobreguez, parece (tan semejante que retienes el aliento)

 

un retrato tras la muerte

de los bachilleratos humanistas.

 

Y la niñez  vuelve a mi mente

como el sol estival cuya mengua es la más sombría, pues cuanto vivimos para conocer ya se conoce y

 

cuanto tratamos de conservar

se nos escapa.

 

Que la vida, pues,

cual flor de un día, se agoste con la hermosura del mediodía, que lo es todo.

 

Legué a mi hogar -en el famoso Boulevard-,

que ya no era mi hogar, pues ya no estaban los valencianos quienes hacía

que lo fuese.

 

Crucé la enmohecida puerta

de la escalera de servicio y, aunque era mi pisada queda y leve del mármol de umbral salió una voz,

 

la voz de alguien

a quien en otro tiempo conocí.

 

¡Oh, infierno,

te desafío a que muestres en los lechos de fuego de allá abajo, corazón más humilde, aflicción más profunda.

 

Creo que la muerte que viene en mi busca

desde regiones de bendita lejanía, donde no hay nada que admita engaño, tendrá que esperar…

 

No pienso cruzar la puerta de hierro

y sus rayos de verdad que tú no puedes ver aunque brillan a través de la eternidad.

 

No mientras tu amor perfume cada día

mis gastados hombros y el incienso de las cosas más puras que quemas a diario siga cruzando los cielos que nos separan…

 

                                                 Johann R. Bach

Tan dulce la hora, ... casi un crimen cuando la naturaleza duerme –en mitad del mundo- y las estrellas están mudas,

UN BLUES PARA LORENA

¡Qué pena Lorena!
¡no ver amor en tus bellos ojos!  (bis)

Tan dulce la hora,
tan sereno el momento, creo que es casi un crimen cuando la naturaleza duerme –en mitad del mundo- y

las estrellas están mudas,
perturbar el silencio hasta con las mínimas notas arrancadas a una harmónica.

Y, sin embargo, no veo amor en tus ojos.

Apoyada en los brillantes pedestales del océano
una imagen tuya Lorena, como la de una diosa del amor reposa; siete perseidas extraviadas en el cielo

junto a las lágrimas de San Lorenzo
en esta ya famosa noche de agosto

forman en el piélago otras siete;

yo, un simple poeta, saludando desde arriba,
veo en el mar ecuatoriano un segundo amor y de la perfecta simetría de tus ojos y de la rosa de tu boca quedo prendado.

En los limpios valles
y exuberante vegetación de lo que rodea a tu Cuenca querida y en la espectral corona de tus montañas

se va extinguiendo  la cansada luz,
y la tierra, los astros, el mar y el cielo están impregnados de sueño, como yo estoy impregnado de ti y de

tu bellísimo rostro que me cautiva,
Lorena no mía.

¡Qué pena Lorena!
¡no ver amor en tus bellos ojos!  (bis)

ESTRIBILLO

Dibujo tu cara Lorena,
quito el hueso y se hace profundo tus ojos.

De música Duke Ellington;
de aire, olores de verano:
¿a qué el hueso apoyado en tu deliciosa carne?

Conozco,
te conozco en esa música de jazz, en el sudor y mi sed.

Lo demás…
pequeñas ramitas de paja toquilla…

madera para sombra
formando oscuridad.

¡Qué pena Lorena!
¡no ver amor en tus bellos ojos!  (bis)

                                                          Johann R. Bach

COMENTARIO DE LA PROFE DE MATES

¡Muy bien! ¡Eres un magnífico letrista de jazz!!!. Los poemas, "Blues para Laura, Lorena, Lucía...", son preciosos. A medida que vas leyendo los versos, te va envolviendo el sonido del saxo, la trompeta, el bajo...¡también el piano!. Sólo falta ponerse delante de una copa, disminuir la luz y dejarse llevar... ¡Qué extraordinario concierto!.
 Y pregunto, ¿existe alguna razón por la que todos los nombres empiecen por la letra L, es decir, Laura, Lorena...?
 Besos exponenciales.

RESPUESTA: Pertenecen a un cancionero de blues en el que los personajes llevan alguna letra de la palabra BLUES  J.R.BACH

7 ago. 2014

Al no ceder a incorporarme a esa sociedad me toman por loco.

   UN MAR, UNOS ÁRBOLES, UN VIENTO

 

Desde mi morada

rodeada de olivos y vides se ve el mar y el resto del barrio marinero acariciado por un rio y un viento. Nunca fui ocioso aunque ahora mis dedos sólo pueden arar, bolígrafo en mano, una simple cuartilla de papel.

 

En el jardín crece

sonriente y humilde el Punica Granatum (sempervirens) con las ramas inclinadas por el peso de sus granados frutos; junto a él una fila de naranjos en flor sueltan su esencia de Citrus aurantium.

 

Planto y cuido esos olivos,

cambio sus aceitunas por el veinte por ciento de su peso en aceite. La mayor parte de ese aceite, el no necesario, lo vendo para ganar dinero.

 

En septiembre vendimio.

Cambio las uvas por una cantidad de vino suficiente para todo el año. Con él agasajo a los pocos curiosos que se acercan a mi morada para conocer los secretos de las estrellas y del alma.

 

Muchas mañanas,

cuando el sol y el viento emergen desde el mar, me siento debajo de la vieja parra y juego con las manchas que se mueven delante de mis ojos. Dicen que es un signo de anemia, pero a mí me entretienen.

 

En no pocas ocasiones,

durante el verano, leo o escribo bajo los racimos que concluirán si antes no han sido mermados por los gorriones. Para que eso no ocurra, cada día les dejo en la terraza unas migajas de pan seco que ellos agradecen.

 

Hacia el mediodía es fácil

que me duerma embriagado por unos dulces versos y algunos cortos tragos del porrón de fino pitorro y así entre despierto y saturado de poesía paso un día tras otro.

 

Muchas de las almas caritativas

que me visitan creen que soy desgraciado, que mi soledad se come mis mocos, pero cuando conversan conmigo encuentran rápidamente utilidad en mis ideas para ganar fama la última moneda para comprar a los espíritus libres y me convencen para que siga publicando poemas en ese enorme baúl de Google.

 

No lo veo mal

porque prefiero vivir tras una muralla de naranjos; entre almendros, olivos y vides a bajar la cabeza sirviendo a los políticos de turno para que me subvencionen un modesto libro de poesías.

 

Subvencionando libros que nadie leerá

esos ambiciosos inútiles justifican sus ingresos, sus yates de lujo y sus briosos automóviles. Viven a costa de los que no tenemos subvenciones plagiando nuestros versos y a costa de los que sí las tienen. Siempre juegan a ganar.

 

Esas personas autodenominadas bienestantes

–lo de ricos ya no se lleva-, investidos temporalmente por los poderes fácticos están instalados en la superficie del mundo terrenal y cierran los ojos y su corazón a todo lo que no sea visto con sus estrechos prismas ópticos; es decir, a todo lo que no sea ganar dinero fácil.

 

Los otros, modestos poetas,

desahuciados de los centros de las ciudades, nos vemos obligados a sobrevivir bajo paraísos de cielo estrellado y frente al mar, bañarnos los pies en una Muga1 y secarlos con la brisa que corre hacia el mar al atardecer;

 

nos vemos obligados a aprender a despreocuparnos,

a permanecer ajenos a las luchas intestinas y destructivas de una sociedad que convierte modestos artesanos en voraces consumidores con barrigas que montan sobre sus cinturones y manos llenas de grasa que han perdido sus huesos.

 

Al no ceder a incorporarme

a esa sociedad me toman por loco.

 

En realidad no se dan cuenta

de que están teorizando sus propias limitaciones y yo me desgañito y me canso cuando les digo que están muy ciegos:

 

"No veis que de los suntuosos mausoleos

de gente bienestante y nobles antiguos

solamente quedan ruinas,

donde no hay más que flores mustias

y sin un porrón de dulce vino".


                                                                   Johann R. Bach

(1)    La Muga: pequeño río empordanés.  

5 ago. 2014

los años maduros pasan muy despacio a orillas de un homérico mar.

MI CIUDAD Y EL MAR

Dices:
"Desearía ir a otra tierra, hacia otro mar y hacia una ciudad mejor como si eso fuera posible.

Pues cada esfuerzo
fuera del lugar donde viviste la infancia está, de antemano, condenado,

y muere tu corazón
lo mismo que los pensamientos en una desolada languidez.


Si donde vuelves los ojos sólo ves
las oscuras ruinas de una vida desperdiciada y los muchos años que allí pasaste o destruiste".

No te angusties:
no hallarás otra tierra ni otro mar. Barcelona irá en ti siempre.

Volverás
a las mismas calles, y en los mismos barrios llegará lentamente tu tranquilidad, pues los años maduros pasan muy despacio a orillas de un homérico mar.

En alguna de sus casas
blanquearán tus sienes. Pues Barcelona es siempre la misma: hija de la Roma Eterna y se baña en el mismo Mare Nostrum.

Otra no busques -no la hay-
ni vericuetos ni atajos ni naves para ti. Con la vida que aquí en parte desperdiciaste has borrado el gozo en todo otro lugar de la tierra.

                                                          Johann R. Bach

Poned en la Barra de Google
Vimeo Columbus Barcelona

Y veréis el mensaje embotellado lanzado al espacio en cuatro idiomas para comprender mejor el poema. 

4 ago. 2014

vi: un mar de galaxias, torrente hacia el Polo de la Aniquilación.

SEGUNDA NOCHE DE RELÁMPAGOS

Después de la segunda noche de relámpagos
vino del mar una claridad lívida y el barco continuó detenido y se podía ver en la lejana playa

cómo los hombres se caían de las rocas.
Un árbol de llamas (en realidad era el monstruo de la Central Nuclear) llegó hasta el cielo y

El aire fue pleno de soles que rugían.

El mar de mercurio descubrió,
por enésima vez, bajo la luz mortal que oprimía a todos, fieras aún con forma humana mirando a través de mil ojos

la súbita iluminación.

Y vi: nuestro planeta curvarse
como desde hacía miles de años ante la Noche Total, de absoluta sombra y terror:

nada parecido con el miedo a ir al dentista.

Todos –imagino- huyeron
en el relámpago de ausencia y, sin embargo, ya no son más que memoria de ayer,

inalcanzable por siempre.

Vi (como quien mira
y se pierde en la nervadura de una hoja de helecho, al estilo del viejo poeta chino, y, la halla: agua tejida para hacer verde el sol; multiplicador de imágenes de un sueño),

en claridad vi:
el tejido de mi memoria y su tumulto de dolor semejante al hielo, que no soporta el sol;

vi: un mar de galaxias,
torrente hacia el Polo de la Aniquilación. Y por un instante mínimo, igual en dimensión al milenio de espanto,

fui libre y fui nada
y esa noche no soñé con las pesadillas de Gaza, Siria, Ucrania, Libia…; me tragué mi propio miedo y

la Noche estaba pero yo no.

                                                          Johann R. Bach

COMENTARIO DE PATRICIA

Lo que yo te diga: te encanta el peligro!!
Me encanta todo, y la favorita es: 

la Noche estaba , pero yo no.

Tu eres como el humano que tropieza más de una vez en la misma piedra , no sé si será para convencerte de que todavía no te necesitan en otra laguna , o por mera diversión.

Solo pensar en estar en tu lugar, se me pone el vello de punta , porque sé lo que es que te caiga un rayo encima de tu cabeza  me explico; en el tejado a tres metros por encima, y que rompa las tejas de un latigazo, y otro a unos cuantos metros....

Comprenderás lo que digo .
Joan , ¿que parte de ¡cuidado! , no entendió tu cuerpo?

No notaste como su vello se erizaba causando 
sensaciones de frío y terror en la primera noche?

La vida en tí, corre peligro porque la vives hasta exprimir todo su jugo.
Los diablos no saben a quien tienen en este mundo , porque no saborean lo que tu saboreas, no se arriesgan como tú te arriesgas...ríanse de la laguna para cruzar que hay quien ya no usará barca para hacerlo, ¡para que si hay brazos y piernas para hacerlo a nado! Bss.
Pd: tu lema será : LE LLAMABAN RIESGO TRINIDAD

...si este lago es revelación en la Frontera de lo Atroz, es también el caos antiguo y sin tiempo, el caos donde vive,

A JORDI PUJOL

 

Hoy amanece suavemente

en este rincón del mundo junto al lago de Sotllo cerca de la cumbre de La Pica d'Estats.

 

Todo aquí es limpio;

de una rigidez y silencio que hace las cosas lejanas, indescifrables, en perpetua metamorfosis de niebla atravesada por

 

ojos que huyen eternamente.

 

Ayer anduve, ascendiendo,

por caminos oscuros y serpenteantes de geometría desconocida para mí, y como todas las puertas hacia la cumbre estaban abiertas y

 

nadie impidió mi visita 

me hallo, ajeno ya a mí mismo, en la antesala primera de esta escalada del gran edificio.

 

Se ha abierto el techo que imita, a menudo,

a un cielo de nubes minerales entre planetas inmóviles; la luz, que no puedo sospechar su origen;

 

las paredes -oscuras laderas sin vegetación-

y el suelo de piedra pizarrosa, fría, completamente opaca; la quietud del agua del estanque del Sotllo,

 

la absoluta quietud.

 

Siento y sin posible fuga,

que este pequeño lago, casa de enigmas o asilo de inocente ignorancia, es la agonía de una vida que antes admiré,

 

su vientre 

o corazón extraviado en la quietud; su ritual y comunión con los desaparecidos.

 

Pues si este lago es revelación

en la Frontera de lo Atroz, es también el caos antiguo y sin tiempo, el caos donde vive,

 

en eternidad el grito de Libertad;

la niña de las niñas; que devora a los hombres, que son ya delirio, por piedad o por secreta alquimia

 

analogía de la Lluvia.

 

Yo también te admiré Jordi,

bebí en la copa de tu ilusión y viví los mejores años de estas cumbres.

 

                                                                Johann R. Bach

3 ago. 2014

Miedo, en el vientre de sombra y alucinación por un mar de mercurio sin piedad.

LUZBÉLICA NOCHE EN EL MAR

Antes de embarcar
llegó una mujer muy cerca de la menorquina, en el muelle junto al restaurante donde había hecho una comida frugal para evitar un posible mareo.

Caminando lentamente por el muelle me miró.

No había bebido ni una gota de vino
y puedo asegurar que un manto de plumas y oro, una piedra azul sobre el pecho y los pies desnudos eran su vestido.

Al pasar junto a mí
me miró con ojos abiertos como los polos del mundo y yo la seguí con sostenida mirada.

¿Pero es que soy yo quien la persigue?

¿O es ella
la que me busca por mares y cielos; en la noche de la palabra; de eternidad en eternidad?

La vi caminar por el muelle
que me señalaba su hermoso cuerpo, y su paso estallaba suave en su pelo como las banderolas en los mástiles y

siempre mirando al mar.

El fuerte viento
me impidió hacerme a la mar y cuando aún en el puerto, al amanecer, me pareció ver cómo sus ojos subían lentos como la luna creciente al barco que,

en quietud, acechaba
los mínimos movimientos del aire.

Subí al puesto de gobierno en cubierta
y tras de mí quedaron los pensamientos como los de una ciudad sumergida: en silencio.

En pocas horas alcancé mi caleta preferida.
Con la menorquina fondeada respiré hondo sintiendo la sal sobre mis labios;

vagué lentamente por cubierta
como si me moviese sobre una nave helénica detenida por la ausencia de viento

bajo un sol también detenido y sin fin.

La que parecía mujer –ya no sé-,
y si en realidad era un Angel Custodio de la Piedra Azul volvió al espíritu que se había apoderado del barco

y sus ojos abrieron el aire
en huida con el sol. Y miré a tierra firme y al pueblecito que desde su costa parecía decirme: ¡Vuelve! ¡Vuelve!

Por encima de aquellas casitas
la blanca neblina ocultaba el campo estéril de montes calcinados en los que planeaba la sensación de que allí aún habitaba

una especie de buitre gigante
que ya había devorado a todos sus habitantes y había transformado todos los ríos en

negras arenas
que en la espuma llameante de oscuras osamentas caían al mar.

Y miré el mar y su agua
que lo hace sensible y vi: que las olas al unirse en planos y esferas como cuerpos homotéticos absorbían la luz,

multiplicaban las lunas en el aire

y al liberarse de la superficie del mar
dejaban su estado de cúpulas plateadas para ascender, como planetas deshabitados al cielo.

Al caer la noche
el barco pareció caer bajo el Miedo, en el Vientre del Miedo, en el vientre de sombra y

alucinación por un mar
de mercurio sin piedad.

Y calmo, empecé a preguntarme
¿Cómo fue que caímos en el Mundo de las Sombras bajo el Poder del Miedo?

¿Ocurrió en el momento
en que las olas del mar empezaron a absorber la luz?

                                                          Johann R. Bach

COMENTARIO DESDE EL MUELLE

¡Estás loco! ¡salir con tormenta cuando el mar es presa de su enfado contra el mundo!

Haces bien en resguardar tu cuerpo de tales males esperando ese amor que desde la distancia te estaba clamando...

¿no has oído sus susurros que te decían ¡cuidado!, que te arropaban del terror de la tormenta, que acunaba tus silencios solitarios?

¿Has oído en la distancia ecos de melancolía por la eternidad dejada, aunque fuesen segundos terrestres lanzados a un ritmo trepidante en un diabólico reloj?

Un abismo los separaba.

El viento te ha llevado sus gritos, diciendo: ¡VUELVE A MI LADO!

Te estoy sintiendo y esperando....
Si no lo has oído, es porque el trueno no lo ha dejado; porque te envidia por ser un trotamundos afortunado. >_<


COMENTARIO DE ÁNGELA

Original y sin parecido en Google, de un vuelo lírico poderoso y maduro, inesperado y tierno…

…por la piel, a través del espacio y las sombras el querubín Johann ha sacado su corazón instalándolo en la vida, en los hombres que la mueven, ha logrado la hazaña; tóquese su poesía:


su presencia es mágica y trae felicidad.

COMENTARIO DE PATRICIA

Quién osaría a decirte que tu eres un triste y loco poeta?
Alguien que no conoce tu poesía de libro abierto, y por tanto, alguien que envidia tu corazón poeta que se enamora de cada minúscula partícula que le rodea.

La gente que se niega a entender las cosas, busca la manera de reirse de ellas , porque le da miedo saberse ignorante y tonto.

No saben que tú eres bello de dentro afuera, que comes con Dioses y Ninfas. Que tu nivel de trotamundos es tal, que asombraría al más viajero. Que ves belleza en cada rincón que pasa a través de tus ojos, que una minúscula mota de polvo puede ser un universo paralelo.....si esas cosas son para llamarte loco,yo te lo llamaré, pero ¡LOCO y ENAMORADO de la vida!

Cuando quieren que sigas escribiendo en tu blog de Google, es que has embelesado a esa parte del mundo que ve belleza en cada esquina que tu escribes, y si algo no le gustase, es humano decirlo, y seguir leyéndote porque siempre hay algo de todos los gustos y colores.

Que más quisiera poder hacerme con tus libros, con tu biblioteca y pasar hoja a hoja , anotar y buscar los significados, meter la pata para que luego tú me expliques lo que no he entendido.....
Tu prosa es como decía Ángela....

Y yo digo a todo aquel que quiera leer prosa bella y diferente ,que abran la mente a ese universo paralelo de tus líneas y se involucren en tu lectura.....>_<

Enfundado en un impermeable amarillo y con la lluvia resbalando sobre mi rostro,

MAIL DESDE EL MAR

Demasiadas horas encerrado
con la humedad del mar oxidando mis tobillos.

¡Qué no me muerdan!

Pido
a los guardianes rojos de Poseidón pulsando la noche. ¡Qué no me muerdan!
                                                                                                           
Aire fresco pido
clamando al cielo para dormir en sus fauces.

Amor y sueño materno pido,

Pido su lengua,
sus suspiros contenidos entre sus anchos pómulos.

Pido el sol
para hundirles el alba en los dientes.

Enfundado
en un impermeable amarillo y con la lluvia resbalando sobre mi rostro, miro, y a mis ojos no llega más que oscuridad.

Quisiera que,
compitiendo con la lluvia, mamases mi llanto, que te subieran mis hipos para ahogara tus sueños ardientes.

Pero ya lo ves amor:
a pesar de estar en mares distintos,

quisiera solamente pedirte
que beses la tierra tu cuerpo y que me sientas viviendo.

                                                               Johann R. Bach

He pedido tu calor, he sentido tu dulzura, te he sentido clamar entre ese estruendo de enfados entre mar y cielo... y sólo mi corazón sabe como lo abrazabas hasta que ahogabas los suspiros de sentirte lejos.

Unos segundos infinitos hicieron presa de mi alma, sabiendo que no podía hallar consuelo hasta volver a puerto...

Deseé ser viento para acariciarte y abrazarte en tus miedos...

Deseé ser la sábana que te rodeaba en tu desvelo, llevando paz a tu alma y tranquilidad a tu pecho. >_<

COMENTARIO DE XANA

"Pero ya lo ves amor:
a pesar de estar en mares distintos,

quisiera solamente pedirte
que beses la tierra tu cuerpo y que me sientas viviendo"He vivido con muchas madres,hijas ,mujeres ,novias de marineros que tardaban meses en arribar a puerto en la captura del atún.He escuchado lágrimas de desasosiego,pena ,saudade ,soledad,miedos a los gruñidos de la mar cuando el oleaje arrasaba los pequeños puertos del Cantábrico ,he sentido su esperanza , el llanto alegre de la espera, y su amor en tierra ir más allá de la mar como un manto empático de cadencia protectora.
Este texto tuyo las emocionaría ,a mi también....Saludos Joann R. Bach,con un poco de sol : )

me hundo garganta abajo hasta el agradecimiento de los tobillos.

FONDEADO BAJO LA LLUVIA

 

Hoy me recojo en mi barco

tras mi frente y el grito de mi lengua.

 

A resguardo de la lluvia

en el camarote de proa no me expongo al viento, al sol ni a la salada brisa.

 

Hoy me quedo desnudo,

entre la quietud de la caleta y el revoltijo de las sábanas ante la escotilla de proa ligeramente abierta;

 

y me hundo garganta abajo

hasta el agradecimiento de los tobillos.

 

Hoy permanezco

en el camarote triangular sin pisar siquiera la cubierta oyendo la música de la lluvia y el ritmo pulmonar,

 

y me encojo,

pequeño,

 

humano,

hasta que el amor puro como un número habite en mis entrañas.  

 

                                                                  Johann R. Bach