27 feb. 2016

Se acerca el mar.


LLUVIA Y NIEVE POR FIN

¡Por fin Lluvia y nieve!

Observa ella las gotas,
una a una, que resbalan por las hojas y empapan la tierra de las macetas cargadas de helechos y,

después de más de cien días secos,
la tierra de monte bajo de la Península en la que antiguos marinos griegos sedientos, bebieron de los pétalos y el agua de la fruta.

Se extendieron, como la noche por el mar.
Buscaban, como nosotros, desmentir al tiempo, besar de nuevo el alba, calmar la sed.

El olor a luz –piensa ella-,
la vida como un vaso de vino, abrazando el cuerpo herido del crepúsculo invadido por la nieve y la lluvia.

Se acerca el mar.

                                                                        Johann R. Bach

No es nada. Sólo soy una mujer que se ahoga.


de MUJERES 

No es nada.
Sólo soy una mujer que se ahoga.

¡Vaya, vaya!
No me ahogo querida, me dejo seducir.

Subestimé
el odio de las mujeres que se dedican a la política y las voté.

Hace tiempo que ya no compro
abetos por Navidad, ni ostras, ni foie gras, ni regalos. Estoy sola.

Es increíble:
Al fin amada en el amado transformada.

Mientras la mano arranca la corteza del árbol
–donde estaban grabados dos corazones-
Oigo pasar, breves, todos mis años.

Es febrero y no llueve.
Es posible que pronto vea las caídas de la tarde con sus copos marceando.

Qué rara sensación estar rodeada
de algunas casas viejas; molestas como una mancha fortuita y,
sin embargo, resulta reconfortante, con todo,
saber que son objetos que todavía poseo.

Es tan fácil escribir sobre el calor
que desprende su cuerpo cuando se duerme,
tan fácil describir el olor de las flores
que se marchitan porque tú ya no estás,
tan fácil recordar la aparente simplicidad de sus manos…
el olor sutil del extenso poder de su piel…

                                                           Johann R. Bach

26 feb. 2016

Inventar el color de las vocales podría ser una cosa útil.


APUNTES PARA LOS PRÓXIMOS POEMAS

Perdonad amigos
que esta vez no tenga tiempo de poner orden ni en la telaraña mi hogar ni en mis escritos. Os los dejo ahí todos un poco revueltos los apuntes de los que quería dedicaros algunos poemas, pero es que he tenido que salir de viaje sin más dilación.

Permanecía ociosa, sin salir de mi propia telaraña, presa de una pesada fiebre lasciva;


LA ALEGRIA DE MI PRIMA THERIDION

Hola amigos.

Desde hace una semana
tengo en mi telaraña como invitada a mi prima una araña singular. Su nombre es Theridion Curaçavicum. Ese apellido no es más que un topónimo correspondiente a la isla de Curaçao su lugar de nacimiento.

Lo estamos pasando en grande
entre músicas caribeñas y algunas copitas de ron acompañando los zumos de naranja y plátano nuestros manjares. Theridion tiene un oído excelente y un ritmo de salsa en sus patitas que hace que su buen humor sea tan contagioso. Las risas se extienden, más allá de la noche, hasta el amanecer.



                                                                            Johann R. Bach


22 feb. 2016

“Quizá haya gente que sea feliz sin el olor del café...


TELMO SEIS DEDOS

Buenos días amigos.
Ya he tomado el preceptivo café, me desperezo y me dispongo a describir esta maravillosa escena en la que Emilia recoge palabras de esas tan gastadas y que en estos momentos Telmo Seis Dedos le ha dicho al oído a su amada Emilia:

21 feb. 2016

no nos basta con ser y morir:


TELARAÑA DE COLORES

Al gusano cortado por el arado
no le era suficiente atiborrarse de azúcares;
esperaba de la corteza de sus hombros
el surgimiento de las alas de la crisálida.

Un Prometeo audaz arrebató a los viejos dioses
el don de la palabra,
luego Poseidón nos envenenó
con el zinc de los mares.

Desde entonces
como en una telaraña de colores
una inquietud extraña
se apoderó de nosotros:

no nos basta con ser y morir:

necesitamos el sueño,
inspirar el perfume del romero,
sentir el deseo de unos ojos,

imaginarnos.

                                                         Johann R. Bach


sus pies caprichos de agua con los pezoncitos helados.


Suxayami (caballito de mar de colores)

Alguien le puso en el colegio el nombre de Suxayami porque así respondía cuando le preguntaban cómo se llamaba. Su nombre real era un compuesto que no lo utilizaron jamás aquellos que la conocieron y cuando fue algo más crecidita todos pasaron a apocopar ese bello nombre que en japonés significa algo como parecido a Caballito de Mar de Colores. Sea como fuere se la conoce como Suxa.