6 ago. 2013

No eres si, como dicen (lo que sientes) no es "científicamente" comprobable

  FLOTANDO EN EL ESPACIO

 

En este inmenso baúl de Google,

donde millones de ojos buscan desesperadamente "algo" como en las cajas de ropa en rebajas, sólo lo que digas eres, incierto lo que piensas, invisible lo que sientes dentro de ti.

 

Nada eres si, como dicen,

no es "científicamente" comprobable. ¿Cuántos sujetos hacen falta para el reconocimiento de un poeta?¿Dónde están y quiénes son esos "científicos" honestos, honrados, capaces y desinteresados"?

 

¿Son acaso los millones de titulados

por las Universidades Alejadas de la Miseria que han mantenido durante cuarenta años que un estadounidense ha pisado la Luna?

 

Yo la pisé primero.

No llevaba escafandras ni trajes espaciales. No pude hacer fotos porque el calor reinante fundió la película de mi cámara pues no llevaba protección. Y en la parte oscura no pude ver nada: Todo eran tinieblas.

 

Fue hermoso ver una luna

(que llamamos tierra) enorme, cobaltosa en la que se veía La Gran Muralla como una larga cola de libros, tumbarse sobre la arena como si estuviera en un estudio de cine de Londres,

 

provisto solamente de mis bermudas,

una hoja de papel y un lápiz preparado para escribir bajo una atmósfera de tan poca gravedad y unas grandes gafas de sol para resistir la luz intensa de los focos.

 

¡Ah esas imágenes!

¡impactando en todas las pantallas de televisión del "mundo científico" con la música de los Beatles de fondo! Se comieron las palabras de Edgar Allan Poe y también las de Alfonsina Storni.

 

Sólo lo que digas eres

y sólo frente a alguien que te escuche o lea en ese gran Baúl de Google.

Aunque bien pensado basta una sola persona que te dedique algunos minutos de su vida para dar por válida la tuya envuelta en poemas.

 

                                                                                    Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario