10 ago. 2013

Camina y conduce con una mano la moto ...

LA SEQUEDAD DE LA SUPERFICIE MARCIANA

 

Estudió mecánica de fluidos,

asignatura hueso por extensa y admiró los escritos de Arquímedes se asombró ante los trabajos de Venturi.

 

Quería conocer

las tormentas de viento solar de la luna; hizo cálculos vectoriales de variable imaginaria y revolvió libros en varias bibliotecas sobre Plutarco.

 

Ahora ¡míralo!

Camina y conduce con una mano la moto, mientras con la otra saluda a transeúntes desconocidos. Está contento: lleva, abrazada, de paquete a su amor.

 

Se les ve paseando junto al mar.

Nada hiere tanto como su música amorosa a personas que se horrorizan al ver tanta cintura con brazo, tanto brazo con querer y, sin embargo, nada hay tan ajeno a su música como él.

 

Las ruedas avanzan silenciosas

bajo las órdenes de un motor de explosión sometido al segundo principio de la termodinámica: produce calor que impregnará su entorno más frío.

 

Que le hablen a él de sequedad

en la superficie marciana mientras atraviesa la mañana sobre su caballo alado. Nada le roza excepto la cara de su amada apoyada en su espalda.

 

                                                                                       Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario