26 oct. 2013

- PARA NOSOTROS NO HUBO NUNCA UNA NCHE -

     UNA POÉTICA TARDE DE OTOÑO

 

UNA POÉTICA TARDE

 

Hundido en el murmullo del decorado

he vuelto a oír atónito en la corta tarde del otoño, junto al ventanal, la musical voz de los amigos que juntos escuchábamos en otros  ya lejanos otoños.

 

¿Cómo fue tenerte en mis brazos,

tu cabeza adorable

apoyada sobre mi hombro?

 

Hoy te he visto

bajo la tenue luz del crepúsculo, a contraluz, desde una luzbélica corta distancia euclidiana, tan hermosa…

 

Tan próxima y tan lejana como un sueño.

Alrededor los amigos inolvidables, como una fiesta más al aire libre, de antiguos compañeros, el cielo puro abierto en pura angustia,

 

los árboles, las escasas nubes amenazantes,

algún pájaro oculto, posado en el instante con su inútil promesa intacta de felicidad.

 

Todo ha sido un marco para tu belleza,

todo difuso en torno a una amistad que quiere sobrevivir a todas las tormentas de soledad, que resumía el gozo y el dolor de estar vivos.

 

Ahora te miro en la memoria

y pienso que no hace falta, al fin que me repitas que de nada me sirve recordarte si no hay para el amor, ningún futuro.

 

Acabo de agregar

algunos versos más

 

y largamente los contemplo

a solas como hacen arder y crepitar y consumirse en su propio papel.

 

¿Y qué nos queda al fin

–se lo pregunto a tus ojos, que vuelven en mis sueños- del transcurrir penoso de los días sino ese vano relumbrar de imágenes, es afrenda sin fin, fantasmagórica, donde la linfa muerta resucita?

 

Todo importa en este decorado

en el que los amigos lo prepararon con cariño, como si lo hubieran pensado para nosotros, como si recordaran

 

esta llama absurda, que se irisa de todo lo deseado y lo perdido, esa danza entrañable y sin sentido de tu cuerpo y de mi cuerpo en una tarde de otoño

 

–para nosotros no hubo nunca una noche- ,

 

que no sé si fue soñada o real,

pero en el frío de mi alma todavía

me quema y me ilumina.

 

                                                                        Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario