22 oct. 2013

Mis ojos descendían como un imán

                    EROS

 

Arrodillado

entre tus piernas

como el centauro Quirón

 

mis ojos descendían

como un imán al centro

más ardiente de tu cuerpo.

 

                                      Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario