19 oct. 2013

Tu corazón estalló. Risas y lágrimas cubrieron tu rostro

PRÓXIMA CENTAURI: UNA ESTRELLA TRIPLE

Bastó una única hoja

de una carta de amor escondida entre tus viejos libros de oraciones como la mecha que prende el paquete de dinamita.

 

Tu corazón estalló.

Risas y lágrimas cubrieron tu rostro.

 

De repente

cobraste ánimos y fuerza centrífuga. Tu pensamiento –te dijiste puede llenar el mundo. Sentiste cómo nace la carne informe, cómo el azar que se entremezcla con la esperanza de vida, espera.

 

Los astros sollozaron

contigo y la luz empezó a despedazar su boca lentamente, lo aparentemente discontinuo se grababa, también dejaba paquetes de sonidos y al pasar el horizonte excavó el cielo, enterró grises y amenazadoras nubes.

 

Los colores repetían dimensiones

que no eran pensadas por tu cerebro transparente, cristalizaban en el ámbito espectral de las estrellas, en sus centros candentes; y, también la cicatriz de tu vacuna que aquella vez en la antesala… se reabrió.

 

Aquella mujer que fuiste,

y renació mientras el mundo sea mundo, no dejará de dar saltitos sobre uno y otro pie, para calentarse… Así saltará también tu libertad entre los espacios de la triple estrella Próxima Centauri; y,

 

el Monasterio

no ha sido más que un diminuto rincón donde , entre envidias, celos y torturas, has acumulado pensamientos sin saber a quién atribuir la victoria, y

 

mientras tanto sientes qué sola estás,

separada por la cara muda de las puertas de las que escaparás llevando contigo una única hoja de una carta de amor.
 
                                                                 Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario