17 oct. 2013

Mi vida sedienta tras de ti

EL CARIÑOSO MURCIÉLAGO

 

Mi vida sedienta siempre tras de ti

con energía selecta de tu gloria y tú vivir, prendida de tu entusiasmo el aquél que llama a la seducción.

 

Esta noche de Ciudad Gótica,

de ciudad llena de escondites oscuros, cuando la Luna creciente ofrezca su regazo, encontraremos el sentido de lo vivo, esa alegría inmensa…

 

Esa alegría deseada, perseguida,

cuando el palpitar encuentra, a través de la pantalla de su radar, la distancia corta, nuestras almas entrelazarán sus manos de uñas cortas de oro y plata hallando la frescura del ser.

 

 ¡Oh, cariñoso murciélago mío!

 

Cuando cuelgues el vuelo de tus alas

en el perchero del viejo árbol de la vida ofrecerás tu susurro armonioso al sentir la presencia del aroma familiar de la corteza de los hombros desgastados.

 

Al sentir que la distancia se acorta,

lentamente, de la misma forma que sube la marea, reconocerás el premio al que las almas se entregan con el amor de la ingenuidad.

                                      

                                                Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Preciosas letras, un placer pasar por tu espacio.
    Abrazos desde Uruguay!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta y a la vez impresiona el vuelo del murciélago.
    Bellos versos>_<

    ResponderEliminar