19 oct. 2013

¡Límites sin muros!¡Qué delicada sonrisa la que se desliza por esa corriente!

CORRIENTE MARINA EN SÓLLER

 

¡Ah, insólita corriente del Mare Nostrum,

abrevadero  de Sóller! Presa o no presa de ese Lago de los Sueños, luz o no luz, la única compañera, inalcanzable, solitaria.

 

Única novia que arrastra tu barca,

 

aliento único

que te hace avanzar a barlovento, única fuente para nuestra ceguera. Espejismo o no espejismo, único faro entre las noches de todos los planetas de todos los espíritus,

 

único baño de alegría en la angustiosa tierra.

 

Lo único que te salva,

lo único que te queda mientras esperas el próximo verano. Esposa de los vacíos, amiga de los soñadores, te hace pensar que en pocos minutos puede paralizar la danza de Poseidón que

 

a quienes hiere convierte en náufragos

 

perdidos hacia la sombra,

hacia los abismos de los astros, el cementerio de los soles apagados.

 

Tú te sentías herida,

ellos, los pescadores beodos; bebías sorbos de luz y ellos jarras de vino; ellos trataban de olvidar y tú de alzar la vista hasta que en el horizonte apareciesen las escasas luces del pequeño puerto.

 

Cuánto dolor te cuesta saberte derribada,

haber perdido el sueño luminoso aparecido un día entre sus pobres manos.

 

¡Hermoso era tu mundo,

qué serenos tus viajes, qué felices tus llegadas a los mundos oscuros sabiendo que alguien te esperaba, qué alegría bailar entre aquellos muros!

 

¡Límites sin muros!

¡Qué delicada sonrisa

la que se desliza

por esa corriente!

 

Qué atinado su pulso,

qué natural su ritmo y tú su única piel.

 

                                                                              Johann R. Bach

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario