7 sept. 2013

“NO HAY NADA TAN BUENO COMO PARA ABUSAR DE ELLO”

          La dieta de Elisa

 

Observar en el cuadro de alimentos de la Dieta de Elisa la fuerte restricción de frutas y pescado y la total prohibición de los lácteos.

 

En efecto

 

La fruta contiene mucho azúcar y ácidos. Esos ingredientes son ya muy conocidos como nocivos para la salud.

 

El pescado no es deseable como alimento (en general) por su alto contenido en sal. También es conocido su efecto sobre la salud (hipertensión, retención de líquidos…)

 

Los lácteos tampoco son recomendables por su alto contenido en ácido láctico (levógiro), sal, azúcar y otros ácidos añadidos (ascórbico, omegas…). Especialmente hay que llamar la atención sobre la responsabilidad de la leche desnatada en la aparición de anemias (rojas y/o blancas), síndromes de fatiga y diabetes.

 

Tabla Alimentos Gota / Ácido Úrico para el tratamiento de la gota

y utilizadas en Dietas Gota, Dieta Ácido Úrico y Dieta Hiperuricemia.

ALIMENTOS

PERMITIDOS
    (A diario)

A LIMITAR
(Máximo 2-3 veces/semana)

NO PERMITIDOS
(Desaconsejados)

CARNES

Y

HUEVOS

Pollo, pavo, ternera y en general carnes con poca grasa. Clara de huevo.

Los que no figuran en los otros apartados. Huevos.

Vísceras (hígado, corazón, riñones, sesos, mollejas, lengua) y carnes grasas (cerdo, cordero)

EMBUTIDOS

Embutido de pavo, pato y pollo. Liebre

Jamón. Cecina.

Todos los embutidos grasos

PESCADO, MARISCOS

(pescado de rio)

Pescado azul (sardinas)

Huevas de pescado, gambas, langostinos, cangrejo, mariscos

SOPAS

Y

SALSAS

Caldos de verduras, consomés de carne poco grasos

Mayonesa, allioli

Caldos de carne grasos, extractos de carne, caldo de cubitos, salsas a base de mantequilla

ACEITES

Y

GRASAS SÓLIDAS

Preferentemente aceite de oliva. Aceite de semillas (girasol, maíz)

  

Manteca de cerdo, sebo, tocino, nata

 

 

 

 

VERDURAS, FRUTAS, LEGUMBRES

 

 

 

Todo tipo de verduras, ensaladas. Incluso con frutas mezcladas

 

 

Espárragos, puerros, rábanos, espinacas, coliflor, habas, guisantes, tomates, legumbres

 

 

 

 

       Frutas

excepto peras y manzanas.

    Setas

LÁCTEOS

Quesos grasos,

Lácteos

CEREALES

Harina, arroz.

Tartas, hojaldres. pastas alimenticias, germen de trigo y salvado, patatas, pan y galletas integrales

   pastelería y bollería industrial

AZÚCAR

Y

DULCES

Azúcar refinado, miel, fructosa, chocolate

  Si hay sobrepeso: edulcorantes

FRUTOS SECOS

Albaricoques y ciruelas pasas

Cacahuetes, frutos secos fritos

   

BEBIDAS

Té, café, vino tinto

    infusiones, zumos naturales, agua mineral.

Alcohol en todas sus graduaciones

ESPECIAS, CONDIMENTOS

Todos

  

  

 

                                  Sobre el ejercicio

 

Elisa tiene el mérito de haber sido pionera en resaltar varios aspectos de la salud. En el libro "Tus medicinas" se explica cómo la dosificación de los alimentos alarga la vida y cómo los excesos alimentarios causan desequilibrios fisiológicos y mentales.

 

Respecto al ejercicio no es diferente el criterio de Elisa. Múltiples estudios científicos han demostrado que el ejercicio provoca apetito y obliga a ampliar la cavidad del estómago (aparición de la hernia de hiato); agota la potencial reserva de insulina (creando diabéticos); envejece tejidos y órganos por oxidación; y, entorpece las funciones cerebrales (intoxicación por exceso de oxígeno).

 

Desde un punto de vista más filosófico que científico se podría convenir en que

 

"NO HAY NADA TAN BUENO COMO PARA ABUSAR DE ELLO"

 

El ejercicio moderado, muy moderado, es conveniente para la preservación del cuerpo. No hay nada tan malo cuando ese ejercicio es intempestivo, violento o excesivo.

 

Galeno (Pathologias, libro 1, cap 16) dice:

"que el mucho ejercicio y el cansancio consumen los espíritus y la sustancia, refrigera el cuerpo; y los humores, que, si no, la fisiología natural habría digerido y expulsado, los altera y los hace enfurecer. Y, al estar así enfurecidos, afectan y molestan de diversas maneras al cuerpo y a la mente (produciendo melancolía)".

                                                                                            Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario