3 sept. 2013

Limpio mis ojos entristecidos y cabizbajos de lágrimas azules

                       LA NOCHE SE SUMA

 AL SILENCIO DE LAS ESTATUAS Y LOS MITOS

                               COMIENZA LA NOCHE

 

Comienza la noche

y hay que hacerle frente con el Manual de la Soledad, aún por elaborar, en la mano.

 

Tu recuerdo inmerso

en una noche constelada se desvanece como la luz gris y esta sombra desgarrada se refugia en el sueño.

 

He perdido las miradas:

el entusiasmo inicial que despertaba en mí el transparente Spree como un deseo impaciente que me empujó hacia tus labios; ha cedido como niebla de mediodía.

 

Cobra vida

una angustia infinita que no sé cómo mitigar.

 

Ahora las miradas

las dibuja el silencio con unos trazos que me hieren incurablemente en el atardecer donde se detiene la espera, sereno, sobre un cielo de cristal.

 

Limpio mis ojos

entristecidos y cabizbajos de lágrimas azules.

 

De la misma forma

que hubo una noche en la que nací existió otra noche donde tu cuerpo me amó. En suma valió la pena haberlo escrito mientras que el olvido va secando su rastro.

 

Todo es desnudo

fuera del tiempo cuando surgen los astros.

 

                                                                                           Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario