7 dic. 2013

Un recuerdo de sudor de bailarina y un puñado de viejos mapas llenos de polvo

LA PRIMAVERA DEL PESISMISTA

 

Por momentos, y no testimonialmente,

se deja oír cierto murmullo vertiginoso… Como si la tristeza despuntara con presentimientos los blancos trajes de nadie…

 

Un recuerdo de sudor de bailarina

y, junto a su retrato un puñado de viejos mapas llenos de polvo y envidia de su cara se callan en los rincones asignados.

 

Tal vez es cierto –piensan esos pesimistas-

que los árboles vuelven a florecer y de nuevo hay aquí diez silos de grano por cada semana de yermo.

 

Las negras semillas –insisten-

se dejan embaucar por la excitable luz, que se estremece como una camisa de mujer que se secara al amor de la urnas funerarias al cocerse.

 

Rogando, prometiendo,

apenas convincentes, sin ojos, todavía ciegos y ya ofuscados, quisieran mimar por lo menos a la muerte como fiel hermana del nacer…

 

Y sin embargo, un día,

la tierra nos dirá a cada uno de nosotros: "Me acuerdo de ti, pero aún no sé por qué…"

 

Aunque, si tenemos en cuenta

la escala de nuestro tiempo, eso puede suceder lo bastante tarde como para ver como el racimo se pasea bajo las hojas de la parra y concluye.

 

                                                                     Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario