3 dic. 2013

Es en sus ojos almendrados donde está su resumen la ternura.

LA LOCA SONRISA DE MARTA

 

Indudablemente Marta está loca.

Es una loca melancólica, serena, que no molesta demasiado exceptuando sus almendrados ojos y su balbuciente y tímido hablar.

 

En estos días pasados

se ha comprado un libro de yoga escrito por un optimista, un señor viejo como yo, una guía de la felicidad y mientras lo leía hacía planes:

 

"esto comeré desde hoy,

me levantaré temprano, dejaré de fumar, de tomar cerveza para no engordar, de comer lujuriosamente, estudiaré oratoria plantándome ante el espejo,

 

escribiré en mi diario

todos los detalles para ver mis progresos y leeré más literatura e intentaré dar clases en alguna escuela, salvo que me case, lo que es difícil, pues quien querría casarse conmigo a punto de cumplir los veintiocho".

 

"Sea lo que sea,

haré algo para acabar con este desorden, porque en verdad mis padres se portan muy bien conmigo, pero es que… ¡son tan absorbentes! Todo lo que hacen por mí es tan bueno…"

 

"No quiero ir a conocer París

como lo hizo mi madre cuando era joven… Total a mi padre lo conoció en Barcelona. Le sobró estar lejos del mar durante dos largos años".

 

"Me sumo como Maribel

a esta extraña familia(1) y me adapto a su ritmo lento. Indudablemente estoy loca".

 

Sin embargo, es en el corazón de la uva

donde está la sonrisa que más se parece a la de Marta. Y es en la gracia de su pelo a lo garçon donde está esa alegría que transforma su locura en un síndrome simpático y dulce.

 

Es en sus ojos almendrados

donde está su resumen la ternura. ¡Bendita su locura!

 

                                                                         Johann R. Bach

 

(1)     Se refiere a la obra de teatro "Maribel y la extraña familia"

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario