30 may. 2013

L'ART DE MARTA GUILLAMON sin "m" inicial y sin "a" final

ENTREVISTA A MARTA GUILLAMON

 

En aquella ocasión Marta no rehuyó

las preguntas que, clandestinos periodistas, le hicieron a propósito de la publicación de sus primeros libros sobre arte.

 

Explicó que, después de pensarlo mucho,

se había decidido a tomar las riendas de la empresa editorial del abuelo y dedicar una gran parte de las publicaciones al arte, en especial a la pintura.

 

Contó que había volcado todo su interés

hacia el libro ilustrado como una nueva forma del "Arte contemporáneo" de descargar toda su fuerza sobre los restos de una cultura "libresca" (con tipos únicamente de imprenta) donde las florituras de la sintaxis estaban a punto de expirar.

 

Los periodistas franceses y británicos

quedaron estupefactos ante la feroz crítica que Marta hacía de la fotografía. La fotografía –decía- es sólo , y pobremente, un arte visual

 

mientras que la pintura

no era para ella un arte exclusivamente visual: supone, y no suprime por completo, una tela o un panel de madera, habla al gusto a través de un toque sensual,

 

evoca la música,

sugiere el tacto mediante la imitación de hermosas telas o hermosas carnes (actualmente se habla de un pintor como un excelente cocinero).

 

Marta sostenía la idea

de que a veces un cuadro tiene un olor, un perfume, metafórico y sin embargo poderoso.

 

La pintura le despertaba los cinco sentidos.

 

Y todo eso que hoy es tan obvio,

durante cuarenta años hablar de arte era un sacrilegio. Sólo la prensa extranjera interesada en saber las opiniones de las sufridas gentes, recogía de vez en cuando algún concepto sobre cómo sobrevivía el arte bajo una dictadura.

 

                                                                               Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario