30 may. 2013

Es preciso que nos veamos un día al contraluz

DEBERÍA SER FÁCIL DECIR TE QUIERO

 

Siento la soledad

como si me apuñalara. En mi diminuta habitación con una pantalla de ordenador como una ventana simulada, falta el oxígeno. Una válvula ligeramente sonora indica la entrada de aire fresco.

 

Es preciso que nos veamos

un día cara al contraluz de una ventana mirando al mar; ligeramente entornada, mientras el viento corre a su aire.

 

Con un gran espacio

entre tú y yo, entre bosques, lejos del eterno invierno de mi estudio-dormitorio hemos de encontrarnos.

 

Debería ser fácil

decir te quiero y abrazarse en el lecho espeso; levantarse sin decir nada, y adivinar qué hay detrás de las palabras que no se han dicho.

 

Las sílabas

no deberían enredarse (sólo tres son suficientes) más de la cuenta en las manos. Y no debería costarme tanto desprenderme de ellas sin causa.

 

Me gustaría

que se amoroseasen entre los dedos, y se volvieran dulces como un te quiero bajo la lluvia.

 

El temblor de labios

entreabiertos, el tacto de la piel espesa de deseo, la suavidad de párpados cerrados y trémulos, sobre ojos que adivino llenos de destellos, me empujan a decir una y otra vez te quiero y entrenarme para ello en mis sueños.

 

Estoy con vosotras, palabras,

y contigo cuando a través de la piel de ese cuerpo que aprecio te envío fragmentos de mí con los golpes de voz de mis labios.

                                                                                            Johann R. Bach

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario