10 dic. 2013

Me da miedo la luz reflejada en la nieve

LA CARA DE LA DAMA MISTERIOSA

Miro los campos.

Nadie me habla al comienzo de este invierno en el que añoro el olor acre, el viento lleno de polen -amarilla tormenta- y la casa que poco a poco se había ido derrumbando.

 

Añoro las flores de ciruelos y cerezos

recién brotadas como si ya no las fuera a ver nunca más y los hinojos invadidos por infinitos caracolillos blanquecinos muestran la levedad de la materia.

 

Recuerdo aquel día

que el viento le despejó la cara y me apercibí, claramente, que se parecía a la mujer que había visto otras veces en el mismo sitio.

 

Me da miedo la luz

reflejada en la nieve y, sin embargo, le pido lo que quiero de ella:

 

el hueso su sien contra la mía.

 

                                                              Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario