29 oct. 2013

Yo aquí -me gusta creerlo- soy el de siempre, poca cosa que transfigura la poesía

HEMOS CAMBIADO LA HORA

 

Hemos cambiado la hora

de nuestras longitudes vecinas del Meridiano de Greenwich.

 

Con el retraso de una hora

en los relojes esperamos poder engañarnos a nosotros mismos haciendo de la mañana un tiempo más largo.

 

Sin embargo, ruge el otoño.

A cada ráfaga de viento oscila la palmera y ya no zigzaguea la golondrina negra en el espacio azul.

 

La migraña compone un mosaico de humo,

palabras y baldosas rojas.

 

Yo aquí  -me gusta creerlo-

soy el de siempre, poca cosa que transfigura a veces la poesía. Me siento como el que mira transcurrir la prosa,

 

de su desasosiego noche y día

y una mañana observa por el vidrio el rosa que tiñe el mundo y llora de alegría.

                                                                Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario