30 ago. 2013

La lengua se abre paso - me dijiste amor -

A Dora. Sí sí, a Dora la poeta

 

¿Recuerdas?

La lengua se abre paso –me dijiste amor- y a la sombra de un gran castaño admiré tus dulces ojos ¡oh Dora! mi Calíope.

 

Por suerte la voz está educada,

rinde cuentas ante preguntas y respuestas de entonación diversa y vivaz. Lo que no es voz se repliega y aguarda, a la espera de que el ruido cese, de que vuelva el silencio.

 

En ti es física la voz.

Lo fue en aquel verano de escasa lluvia a pesar de que tu querida Cantabria tiene fama de húmeda. La retirada en la forma que lo hacen las hormigas en la penumbra, acurrucado daño, no es voz; es sólo silencio.

 

Sólo de pronto

tu lengua dejaba de temblar como la hierba junto a los rosales, sobre el césped bastante crecido, cuando la brisa la hacía brillar y las gruesas gotas de sudor desaparecían del hueso de tus cejas.

 

Entre pararse y hacer sin descanso,

escribes como la lengua que se abre paso, alucinada la diferencia es de concentración o de ortopedia. Heredaste lo mejor: un alma de poeta.

 

                                                                               Johann R. Bach

1 comentario:

  1. La frase última,me reconcilia con nuestros congéneres.Andamos bombardeados y deprisa,contra reloj.....pero quien aprecia esa frase rotunda."Hederaste lo mejor:un alma de poeta"
    Sencillamente maravilloso.Saludos

    ResponderEliminar