29 jun. 2013

Tenías que haber oído el viento (de Tamontana)

UNA POSTAL DE RECUERDO

 

Hola Marta te envío una postal del pueblo

para que veas que me acuerdo de ti.

 

Como ya sabes

a veces no tenemos suerte y nos coge un tiempo de mil diablos rojos que, como tú dices, los rojos son los peores.

 

Tenías que haber oído el viento

como producía dolor en el lóbulo frontal; tenías que haberlo sentido en el mar, tu mar, nuestro mar,

 

levantando la marejada,

asustando a pescadores y turistas, desgarrando las nubes, retejiéndolas, fustigando a los olivos, ronco, florecido de sal, oscuro, inhumano.

 

Tenías que haberlo visto

cómo devoraba la arena frente al casino, cómo silbaba entre los escollos del Faro de Cala Nans y se lanzaba ahuyentando a automóviles y resecando el paisaje.

 

Y, sin embargo,

rozar durante unos días los recuerdos, los tuyos y los míos, compensa todo castigo de este Eolo enfurecido.

 

                                                                                     Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario