29 jun. 2013

Laplace le dio la razón (a Kant) con sus cáculos

              De  Berlín  a  Kaliningrado

Sobre el fondo amarillo se lee la inscripción "Winners have a sixt sense": "Los ganadores tienen un sexto sentido"

 

                                        De Berlín a Kaliningrado

¡Oh noche!

 

Mientras espero el avión leo,

como un ingenioso juego de palabras: "Los ganadores tienen un sexto sentido,

 

pero todos necesitamos

un hombro amigo, un animal de compañía o un libro que nos ayude a comprendernos a nosotros mismos.

 

Hace mucho

que sabemos que somos frágiles. Hay que buscar apoyos como lo hacen las voces en un coro.

                                                                                                     Johann R. Bach

TRAS LOS PASOS DE KANT:

¡Oh noche!

 

Quisiera comprenderte como Kant.

Profesor de Königsberg –hoy Kaliningrado- proponía la idea de estudiar conjuntamente la naturaleza y el espacio exterior en su temprana "Historia general de la naturaleza y teoría del cielo".

 

Uno de los muchos amigos,

Entre los que le animaban a perseverar en sus trabajos sobre esa inmensa sábana de lucecitas que aparece sobre nosotros con el crepúsculo fue Friedrich Hölderlin.

 

Le demostró su amistad

y sintetizó todo su apoyo filosófico y literario con dos cortos versos:

 

                                                          ¿Quién construyó los montes

                                                          y marcó la senda de los ríos?

                                                                                     Hölderlin         

¡Oh noche!

 

Sabes que entre sus amigos

se encuentran algunas personas maravillosas que por miles llevan flores a su tumbra.

 

En el cementerio de Kaliningrado

En 1.991 se recuperó para el mundo su figura y uno de sus pensamientos más poéticos al escribir sobre su tumba las siguientes palabras:

 

«Dos cosas me llenan la mente

con un siempre renovado y acrecentado asombro y admiración que no decae por mucho que continuamente reflexione sobre ellas: el firmamento estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí».

 

Voces autorizadas le habían pedido

que rompiera su largo silencio, que sin él no se perdía un filósofo; se perdía el mundo.

 

¡Oh noche!

 

Ahora algunas personas

guardamos en un pendrive colgado con una cinta al cuello de conexión USB listo para ser leído con sus palabras:

 

"Cualquier cambio me hace aprensivo,

aunque ofrezca la mejor promesa de mejorar mi estado, y estoy convencido, por este instinto natural mío, de que debo llevar cuidado si deseo que los hilos que las Parcas1 tejen tan finos y débiles en mi caso sean tejidos con cierta longitud".

 

"Mi sincero agradecimiento

a mis admiradores y amigos, que piensan tan bondadosamente de mí hasta comprometerse con mi bienestar, pero, al mismo tiempo, pido, del modo más humilde, protección en mi actual estado frente a cualquier alteración".

 

Pasados los años

ya es hora que el mundo sepa que descubrió el origen del planeta tierra y el del sistema solar a partir de una masa que, habiendo madurado suficientemente, en forma de puro, giraba sobre su eje central perpendicular.

 

Laplace le dio la razón

con sus cálculos sobre la cantidad de movimiento de los planetas y nosotros también se la damos porque gracias a él podemos mirar en nuestro interior y, levantando la cabeza leer el Código de lo oscuro y sus sombras blancas.

                                                                                      Johann R. Bach

*(1) Parca. En la mitología griega, cada una de las tres deidades hermanas con figura de viejas, de las cuales una hilaba, otra devanaba y otra cortaba el hilo de la vida de cada persona.

----------------------------------------------------------------------------------------

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario