14 ene. 2015

Por la noche Julia sueña despierta en el Camino o al margen del él.


AHORA EL PULGAR IZQUIERDO


Por la noche Julia sueña despierta en el Camino o al margen del él. Sueña al recordar tanto amor que expresado al oído, en la oscuridad revive las deseadas punzadas en su vientre.

Mueve la mano que imita la caricia de los labios masculinos; el pulgar izquierdo lame el pezón de Julia mientras el medio derecho se desliza sigilosamente como caracol sobre su viscosa calle.

Luego juega, sin mentir, a encontrar las siete diferencias entre su último y apasionado amor y el ególatra padre de sus hijos cuya semilla aún no se ha borrado. Durante largos lustros de oscuros inviernos ha resistido vendavales y juicios.

Julia debería pasar sobre estas líneas con devoción de oráculo. Se le podría proponer la búsqueda de dos palabras que rimen para sustituir las sesiones de sofá donde, con las piernas entrelazadas con las de su amor, tranquilizaba sus tardes:

Dolor y Amor
Sentimiento y lienzo
Forma y alfombra
Sequedad y enfermedad
Prosa y mucosa
Saliva y vagina
Besos y tiernos

Julia debería admitir que la metáfora siempre sobrevive a la alondra que desde sus altos vuelos ignora el diminuto corazón de lo infinitesimal, del simple hélix que también participa de la danza de la noche. Pero ella sigue hablando de mecánica cuántica porque Julia es así, le gusta mostrar sus conocimientos y que se le reconozcan.

Para ella el parecer sigue siendo un juego muy importante, aunque no lo sea todo. Pero no importa; dentro de un año, dentro de cinco; tal vez dentro de diez la hojarasca ahogará las raíces si algún día las hubo.

Sabrá comparar los amores de su vida como compara las manzanas en el mercado de los sábados en la Breslauer Platz de Fiedenau, barrio de Premios Nobel, de "La Berlinesca". Verá los errores cometidos racionalmente aunque no los de su corazón porque fueron necesarios para mantenerse a flote, sobre la balsa sin agua y con el viento por compañero secándole los labios.

                                                      Johann R. Bach 

No hay comentarios:

Publicar un comentario