5 abr. 2014

¡Cuán fresca es la noche de agosto sin luna en Cadaqués!

CADAQUÉS EN AGOSTO

 

Todo lo que veo en este lugar,

ya vivido en otros menos alegres como Alt Treptow o Friedenau, está relacionado con la vida de los hombres, sus sueños lo invaden entero mientras calles y playas callan.


Todo en Cadaqués

gira en torno al pasado, en torno a la historia escrita por los hombres; muchos -como Dalí o Plá- recrean su mundo dentro de cada palabra.

 
Mientras la savia agosteando

pierde fuerza dentro de las arterias, la piel de los árboles se enfría endureciendo tronco y ramas; las hojas se desprenden, caen al vacío.

 
Cuando los días se detienen

dando paso a largas noches los ojos de té se reconocen; huyen de las desgracias, que siempre a punto dentro de la mente te esperan
aunque la mayoría de esos presagios no sucederán jamás.

 

En Cadaqués

los gestos se reencuentran detrás de los blancos muros desteñidos de recuerdos, bajo la desapacible Tramontana.

 

Y ahora tú

que has aprendido a llorar miras labios que se besan mientras miran al mar, aunque otras bocas sedientas pidan beber en la tuya.

 

Un viento de soledad

mueve las clareadas copas y toldos de terrazas, restablece el deseo, desnuda la impaciencia.

 

Se expande

la luz del dolor dentro de ti como las galaxias hacia el centro del tiempo.

 

No oigo mi corazón.

 
Pienso en mi vida,

pero se desdibujan las imágenes justo al borde del sueño.

 
La noche, húmeda y estrellada

bombea su sangre caudalosa al ritmo de la minúscula marea.

 

¡Cuán fresca es la noche de agosto sin luna en Cadaqués!

 

¡Cuán dulce tras el ruido del día

y sofocante calor! Los pálidos faroles bajan la mirada hacia su propia imagen verde sobre las plantas trepadoras de las calles

 

proyectada, hacia adelante

y alejándose de la vista de la playa donde la tormenta de luz ha depositado sobre el calor sobre las blancas paredes.

 

Libertad y espacio en expansión:

se dilata la vida en Cadaqués, preparada, parece, para romper los brazaletes de hierro de uno mismo,

 

para fundirse con otras vidas

 

                                                     Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario