18 nov. 2013

Miro las estrellas, rastro de un pasado glorioso

    ME DESPIDIERON DEL TRABAJO

 

Aquel día me despidieron.

Sí, ya sé que eso le ha pasado a millones de personas y que yo no soy especialmente diferente.

 

¿Alguien puede comprender

que me sentí como agonizante, despojado de todo, que naufragué en la gran noche?

 

Hasta aquel día, engreído,

creí en mi inteligencia, en mi entrega en el trabajo, en mi voluntad y en mi saber en aquel mundo de los metales. Pero ya lo véis: A comenzar de nuevo.

 

No me creo tan estúpido

como para creer que soy inocente de todos los males que me aquejan y socavan la tierra bajo los pies millones de criaturas que lo pasan mal.

 

Todas mis faltas

y todos mis crímenes –aún los involuntarios- son insignificantes ante la negación y olvido de mi pasado.

 

¿Puede la crisálida de bellos colores

olvidar su rastrero pasado de gusano paciente y sacrificado?

 

Hay quien se recrea en frases

de relativo éxito del tipo NIHIL NOVI SUB SOLE (Nada nuevo hay bajo el sol) ¿Sólo el presente existe entonces? "Soy un instante" dice un verso de Borges.

 

Sin embargo, hoy, yo me siento afortunado.

 

Miro las estrellas,

rastro de un pasado glorioso y su luz graciosa y su amor precioso son nuestra única esperanza en este estado lamentable de un mundo que zozobra.

 

Gracias al recuerdo de los amigos

que brillan como estrellas fijas a pesar  de haber pasado decenas de años y a ti, puedo seguir sonriendo después de aquel día en que creí haberlo perdido casi todo.

                                              Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario