8 oct. 2013

Tengo la semilla enferma de los puertos de otros mares y el resentimiento.

¿CREES QUE NO TE NECESITO?

 

¿Crees que no te necesito?

¿Crees que me basta la compañía nocturna de mi pequeño chihuahua y mi asma de marinero?

 

Tengo la semilla enferma

de los puertos erigidos en el umbral de otros mares, y el remordimiento.

 

Un día -hace ya mucho tiempo-

presentí la música estelar de las rocas, me abandoné al silencio y al arsénico iodado de la brisa marina.

 

Tengo la sensación

de que es muy lento este amor que avanza con el latir del corazón.

 

No, no necesito más de mí,

poseo la enfermedad de los espacios infinitos, la angustia de la soledad y los secretos pozos de los nómadas.

 

He alcanzado el conocimiento pleno

de mi desierto, he dejado de estar disponible. Perdóname si cultivo regularmente la añoranza de mi propio cuerpo.

 

Aún no me he resignado a pensar

que ya no volverás a pasear por esta playa.

 

                                                                               Johann R. Bach

1 comentario:

  1. Preciosa reflexión, cómo todo lo tuyo. Te mando un saludo y un abrazo cargado de amaneceres brillantes y de lunas llenas, si no te sirven a ti, puede que entretengan a tu pequeño chihuahua. Buena foto.

    ResponderEliminar