6 oct. 2013

Os presento a mi caballo de hierro Tardé cincuenta años en conseguirlo

   ME BASTARÍA CON QUE ME NECESITARAS

                  

 

Este navegar a barlovento

más penoso

cuanto menos viento acude a mi rostro.

 

Es tan fuerte mi delirio…

-esperando volver a ver esos ojos de té- que

me bastaría con que me necesitaras.

 

Ya lo ves: sólo puedo escribirte

algunos pocos poemas,

enviártelos como un ramillete de margaritas.

 

Aún no te he olvidado.

 

                                                Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario