17 sept. 2013

Salvaste diques desahuciados

              A MI PADRE

    

Acepto el encargo.

Familiares y amigos quieren que escriba unas palabras para ser leídas en la cena homenaje de la celebración del primer centenario de un hombre sencillo. He aquí mi propuesta:

 

Me ha tocado escribir

hoy con pocas palabras toda tu vida. Con cuidado lo he ido haciendo desglosando tus obras. Ahora puede que haya quien lo lea. Pero nadie sabrá, como yo, como eras de verdad.

 

Toda la fuerza que había

dentro de ti y lo mucho que nos querías. Construías barcos de papel en los que nos hacías soñar que navegábamos y temeroso como eras nos explicabas homéricas batallas.

 

Salvaste diques desahuciados

y te sentías solo, cuando nos hablabas de problemas matemáticos que no entendíamos, y que para ti eran sencillos y claros como el agua.

 

Eras modesto y tu nombre tenía

el aroma de aquella mar brava e inmensa que te acogía todas las mañanas calentándote las manos con la taza de café mientras mirabas a través de la ventana como el viento levantaba las olas.

 

A menudo se habla de desavenencias

entre padres e hijas e hijos también. Pero yo puedo decir que para mí quererte fue como respirar, de fácil.

                                                                                            Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario