17 sept. 2013

Estaban convencidos de su brillante futuro

Es Navidad en el espacio exterior

 

En la Sala Social del hospital

a hora convenida se llenó de jilgueros eufóricos; con música,  bajo por la escalera y subo por la rampa trasera para dejar en el armario de recepción mi segunda piel de cuero.

 

Oía sus cantos y encuentré

a todos transformados en Einsteins, Kants, Laplaces, Cauchys… Se alternaban en diálogo biólogo-semiótico sobre numerosas estrellas, entre caviar y vinos, con música de vals de fondo.

 

Hablaban con dulce encono

de la capacidad respiratoria del Tiranosaurus Rex  y otras criaturas antediluvianas perdidas en la noche auriñaciense

 

Y todos en gramática armonía

estaban convencidos de su brillante futuro como científicos que apenas habían superado los ochenta años.

 

Desdeñé las galletas,

pero no al anfitrión de apenas ochenta y dos años, maestro de la poesía y del amor.

                                                                             Johann R. Bach

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario