2 jun. 2015

tú, ciervo que huye del tigre, lobo que huye del hombre,


TÍA CINTA CABALGA ENAMORADA
COMO LA AMAZONA DE PLATINO

 El hombre es un lobo
                                                                                                                                                                                que huye del hombre                                                                                                                           
     Johann R. Bach


Tú, caballo comprensivo
sobre el cual cabalgo felizmente, humillado como una vaca normanda de ojos inmensos pintados de negro;

tú, ciervo que huye del tigre,
lobo que huye del hombre,

tú, que eres
hombre, pozo de terrores

¿Sientes sólo en la sangre
espesa de tantos cambios el deseo del polvo, de regresar a la nada?

Por un destino tan largo,
de metales fatigados que caminan hacia el plomo, de ternura y olvido, de astucia y de caza,

de instintos encerrados bajo la piel,
¡haz tuyo tu viaje!

Vuelve a tu número puro
mientras maduras, enriquece tu vida: ciclo de otro ciclo hiperbólico: materia, espíritu, voluntad i deseo, mineral y vapor.

Tu impulso, generoso,
como la naturaleza misma, hace que renazca mi esperanza recobrándome extasiada y llena de vida.

Ha valido la pena esperarte.
                                                               
                                                              Johann R. Bach


1 comentario:

  1. No acababa de entender que la humillación del caballo fuese como la de... ¡una vaca normanda!!. Pensé: ¡qué le pasa e estas vacas?. Como siempre ante la duda, recurrí a Google y...¡a-cla-ra-do!
    Ví imágenes de vacas normandas con manchas negras alrededor de los ojos; en efecto, estas manchas acentúan su mirada servil, y se las ve como humilladas. ¡Genial, poeta!!!

    ResponderEliminar