2 jun. 2015

tú, ciervo que huye del tigre, lobo que huye del hombre,

TÍA CINTA CABALGA ENAMORADA
COMO LA AMAZONA DE PLATINO

                                                                                              El hombre es un lobo
                                                                                                                    que huye del hombre
                                                                                                                               Johann R. Bach

Tú, caballo comprensivo
sobre el cual cabalgo felizmente, humillado como una vaca normanda de ojos inmensos pintados de negro;

tú, ciervo que huye del tigre,
lobo que huye del hombre,

tú, que eres
hombre, pozo de terrores

¿Sientes sólo en la sangre
espesa de tantos cambios el deseo del polvo, de regresar a la nada?

Por un destino tan largo,
de metales fatigados que caminan hacia el plomo, de ternura y olvido, de astucia y de caza,

de instintos encerrados bajo la piel,
¡haz tuyo tu viaje!

Vuelve a tu número puro
mientras maduras, enriquece tu vida: ciclo de otro ciclo hiperbólico: materia, espíritu, voluntad i deseo, mineral y vapor.

Tu impulso, generoso,
como la naturaleza misma, hace que renazca mi esperanza recobrándome extasiada y llena de vida.

Ha valido la pena esperarte.
                                                                                                                                                         Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario