18 may. 2014

Y sin embargo los motivos para el desaliento flotaban en la húmeda oscuridad, sin azul hendidura; ...

LOS AMARILLOS GRANOS DE HIPERICO

 

Confinados

debajo de descolgadas bóvedas de nubes, sofocantes y en calma, los campos reposan, como alguien envuelto vivo en su sudario, y que en silencio se ahoga.

 

Despojados

de toda belleza que no les pertenece -los abismos de la sombra, la floración dorada- grises pilas amontonadas de escoria y piedra amurallan la silenciosa tumba.

 

Tú y yo, sus cautivos,

por este emblema de una mente aciaga de aflicciones, lentamente pasamos, y nosotros mismos confinados allí en el desaliento quedamos atrapados.

 

Cuando,

ante un recodo del camino, una repentina gloria saltó a nuestra vista, como si un solitario, rayo victorioso hubiese desgarrado el cielo nublado

 

y alcanzado,

transfiguradamente brillante en esa apagada llanura, un campo luminoso; allí el milagro de la luz se extendía doradamente revelado.

 

Y sin embargo,

los motivos para el desaliento flotaban en la húmeda oscuridad, sin azul hendidura; ninguna abertura hacia el aire vivo había permitido a la gloria atravesar.

 

En su propia tierra

esos acres encontraron el sol de un hierbajo en flor; pues todavía allí duermen en los salvajes campos abandonados unos cuantos granos de simiente de hipérico en espera del solsticio para tocar el cielo.


                                                                  Johan R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario