22 may. 2014

Recuerdo bien aquel encuentro y muchas veces he soñado contigo

ABANICO ERÓTICO

 

Mucho,

muchísimo tuve que viajar para poder verte una sola noche; la última.

 

Aquella noche,

mangas floreadas frente al mar, te escanciaba vino con gran cariño, rojo de ebriedad mi rostro.

 

Dancé

hasta que la luna se ocultó tras el amanecer.

 

Canté

hasta quedarme sin fuerza para mover mi abanico de flores de bugamvillas.

 

Recuerdo bien

aquel encuentro y muchas veces he soñado contigo.

 

¡Qué suplicio

es vivir separados! ¡Qué felicidad juntar nuestras cabellos plateados!

 

Esta noche

no quiero apagar mi lámpara de tyffanis:

 

Temo que vuelvas a ser un sueño.

 

                                                            Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario