18 may. 2014

Sus fragancias invades las antiguas sendas. Su esmeralda viste los escasos lugares habitados

LAS HIERBAS DEL MONTSEC

 

Cubre el paisaje

del Montsec una vasta alfombra de tiernas hierbas que se mustian y reverdecen todos los años junto a los olivos que rodean el observatorio corresponsal afortunado de los cielos.

 

El incendio,

fenómeno antiguo del Mediterráneo, no puede acabar con ellas: renacen al beso de la primavera y a la llamada del tomillo, del romero y de la lavanda.

 

Sus fragancias

invaden las antiguas sendas. Su esmeralda viste los escasos lugares habitados.

 

Agitadas

y con gran melancolía, dicen adiós a los excursionistas que, después de haber dormido junto a ellas, se alejan.

 

                                                           Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario