23 may. 2014

El hermetismo verdadero está en la naturaleza de las cosas y el poema es a veces hermetismo

La apología de Johann R. Bach

 

Poesía y verdad

-para muchos escritores-

son sinónimos.

 

A veces Johann es hermético

en defensa de su poesía.

 

La oscuridad no es una ley

necesaria de la poesía y sin embargo algunos "científicos" de la literatura tachan sus escritos de "herméticos".

 

Lo hacen por su carga de extrañamiento,

cosa que obliga al lector –a lo que él no renuncia- a enfrentarse críticamente consigo mismo,

 

porque en sus escritos

se desbaratan los estereotipos, les aparta de los caminos trillados –de los contenidos masticados- donde se demora demasiado.

 

En efecto, hay una poesía que halaga los gustos

y vanidades del lector intocable y otra que le intima a cambiar, descubrir sus latencias, explorar sus posibilidades.

 

Llamar "hermético" a lo que escribe Johann,

o, simplemente, a lo que se aleja de los poco ventilados hábitos propios, "el pequeño placer del día y el pequeño placer para la noche", parece un poco presuntuoso.

 

Para mí –y creo que también para Johann-,

el hermetismo verdadero está en la naturaleza de las cosas y el poema es a veces hermetismo porque la poesía expresa lo que, sin ella, sería inefable

 

(como inefables los sentimientos

que provoca el amor en las personas)

 

A fin de cuentas,

lo que en poesía importa –creo- es aproximarse al misterio de manera no indigna: poco a poco.

 

Hay en los escritos de Johann

un nervio ético porque durante años ha buscado la verdad. Sí, sí, con las limitaciones que se quiera; porque

 

los escritos de Johann aspiran a la vida

en su totalidad (y no a tal o cual "fragmento descarnado" de la vida). Ahí está, por ejemplo,

 

el poema en prosa "Violeta y su Paisaje"

en el que se da aliento al ser humano y alquímicamente mejora las emociones en un momento en que la "Ciencia" quiere anularlas.

 

Todo lo humano

está permanentemente amenazado de falsificación y ante esa realidad Johann propone la Ética como movimiento que se opone a esa falsificación.

 

Yo, Marta Guillamon,

estoy orgullosa de encontrarme en el núcleo de Johann R. Bach –para muchos un desconocido, para otros un amigo con el que se puede contar- y certifico que

 

los escritos de Johann son poesía para vivir;

 

poesía comprometida con la vida,

con la existencia humana concreta. Relámpago habitable.

 

Y es que la voz de la flor

exige al hombre una promesa.

 

                                                                       Marta Guillamon

 

COMENTARIO DE PATRICIA (Galicia)

 

La poesía de Johann, querida Marta, queda corta en tus palabras . Él expresa sentir en diferentes momentos de la vida, pasión, dolor, rabia, te enfrenta con lo más sencillo de la vida: la muerte.

Hace que pienses, opines y expreses lo que ves entre sus maravillosas letras escritas en odas a diferentes emociones y momentos.

Prosa escrita para opinar sobre ella y diversidad de temas para hacer más ameno y emocionante la lectura.


Todo en un mundo de diferentes sabores, colores, tactos, sentimientos y locuras... >_<

                                                       Patricia     21-03-2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario