21 ago. 2014

¿Quién sabe si por los cielos has de volver como yo: cómo con las dos manos yo te besé?

A LORENA

 

Hola mi amor

no te hagas mala sangre por haberte dedicado un blues y hazte, cuando vayas a la playa un mar de sangre natural.

 

Sólo hace un año

que mis válvulas empezaron a fallar cuando saliste de mi corazón.

 

Me dices que lloras

con profusión a través de tus grandes y simétricos ojos, con la boca apretada por la rabia, por haberme alejado de tu lado.

 

Deja de apretar tu labio

pues se te va adelgazar aún más y tu código de barras podría aumentar.

 

Hazme el favor,

busca una boca simple para besarme, para mirarme, para cubrirme de sonrisas.

 

Si no puedes sal de mí.

 

Como un humo sal de mí.

Tengo frío y ya no tengo el fuego de tu voz. Siéntate sobre la misma línea del Ecuador,

 

en las nubes sin agua,

que me acompañan y lánzame la luz de todo tu bello país de forma que nunca pueda decirte adiós.

 

¿Quién sabe si por los cielos

has de volver como yo: cómo con las dos manos yo te besé?

 

Hazte Lorena por dios,

si vas al mar, un cuerpo de sangre natural, pues los mortales encajamos mal con una diosa del amor.

 

                                                             Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario