26 may. 2014

sólo para mirar y mirar hasta que se entere, cada cabello y cada poro y su músculo horripilador:

Lluvia torrencial

 

La lluvia a través de la ventana,

sólo para mirar y mirar hasta que se entere, cada cabello y cada poro y su músculo horripilador:

 

¿Qué necesidad de nada más?

 

Pienso al ver la cabellera de las nubes,

un callejón sin salida; acción que en el mejor de los casos es una tromba de agua que

 

regresa a descansar

tan pronto como se arrepiente al ver los estragos producidos por los arroyos y abandona sus actos violentos.

 

                                                            Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario