29 may. 2014

Las golondrinas, barro en pico, vuelan de aquí para allí.

PR-G 142 Ruta das Férvedas (A Coruña)

 

Solamente tú, compañera,

puedes despertarme de mi torpeza, desencadenar la poesía, arrojarme contra los límites, desde el Rio Outón (Carballo) a Malpica.

 

Cielo y tierra privilegiados,

cosas que nos estremecen.

 

El rocío cristalino musita

y hiere el bosque de castaños. Sombría y desolada la Fervenza de San Paio o Entrecruces y sus montículos.

 

Furiosas aguas del rio Outón

en su salto, como caídas del cielo. Nubes en tropel provenientes de Malpica sumen en tinieblas la tierra de artistas como D. Juan de Outón el orfebre del altar mayor de la Catedral de Santiago de Compostela.

 

La Barca solitaria

que abandoné fondeada en la playa amarra mi corazón nostálgico en otoño.

 

Aunque el sol de primavera

acaricia los hermosos ríos y montañas. La brisa marítima lleva a todas partes la fragancia de eucaliptos y hierbas.

 

Las golondrinas, barro en pico,

vuelan de aquí para allí. Las gaviotas reposan en los acantilados. Todo es como un milagro:

 

"Los metales cobraron vida"

y dieron poesía al cielo y a la tierra privilegiados de Galicia y a su Costa de A Morte,

 

cosas que nos estremecen.

 

                                                                 Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario