12 may. 2016

El agotamiento físico y la depresión llevaron a Bruno a enrolarse en la Marina Mercante


BRUNO EL MARINO FELIZ

Afila tu lápiz Cassia
porque con Bruno no es fácil ni siquiera una sencilla caricatura. De su vida se han borrado partes importantes y no sé si es posible recuperarlas.

He podido saber
por la huella que dejó en su amplia frente la caída de cabello que abandonó los estudios cuando a sus veinte y pocos años sus profesores le advirtieron acerca de un aterrorizante y próximo futuro sin libros y tecnificado (pues en aquellos momentos el conjunto de la cada vez más masiva desinformación transmitida -y empaquetada- a través clústers electromagnéticos como sombras frenéticas) y, que, por toda oposición, sólo una tibia referencia en los diarios criticaba ese mundo como algo agónicamente burgués y agonizante y ya sin ninguna razón de ser.

Bruno no tenía miedo.
Pero se sentía ya sin fuerzas para crear su propio futuro. El amor podía transformar las cosas ya oxidadas y viles en digna y excelsas. Sí. El amor no ve con los ojos, sino con el alma, y por eso pintan ciego al alado Cupido. Alas sin ojos son emblema de imprudente premura y a causa de ello Bruno se equivocó en la elección de sus varios amores.

El agotamiento físico y la depresión
llevaron a Bruno a enrolarse en la Marina Mercante y a abandonar todo amarre social con la tierra firme. Era sin duda una prueba de que para él la familia y los amigos ya no significaban nada.

Como todo marinero llevaba consigo una imagen tatuada en el corazón. A menudo, en los momentos difíciles recordaba la cara de Claudia, relajada también por el cansancio, dormida sobre su pecho: los labios entreabiertos, las comisuras de la boca esbozando una cierta sonrisa, como en una máscara infantil. Era –lo recordaba muy bien- una mujer imponente, que había heredado el rostro alargado y terso de su madre, su gesto severo y noble, y su perpetuo fruncimiento circunflejo. Su rostro valiente y poderoso correspondía al de una mujer que sería la perfecta compañía en una isla desierta. El concepto de "plantar cara a la vida" resultaba muy apropiado para su Claudia, una mujer con coraje que fue en su día una niña marimacho que jugaba a futbol con los niños.

Mujer de pelo liso y corto,
un poco entreverado de gris, que se cortaba cada cuatro semanas, siempre bajo la misma luna creciente, solía peinarse con los dedos y tenía el aspecto de alguien joven, todavía descuidado y aniñado. En los últimos años había ganado, es cierto, algo de peso aunque incluso en aquellos momentos, relajada, tenía los hombros bien echados hacia atrás, la prominente barbilla pegada al pecho, el busto proyectado hacia adelante.

Ese retrato de Claudia, 
fuera más hermoso o menos agraciado era algo que Bruno aceptaba como bello y limpio y en sus miradas hacia el horizonte le ayudaba a ser feliz, hasta el punto de que el resto de la tripulación, medio en broma, al verle tan solitario y sonriente, le pusieron el sobrenombre de Bruno el Marino Feliz.

                                                                               Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Griselda Corni Fino
    16:29

    No sabemos porque Bruno perdio a Claudia . La mujer que que perpetuaba en su rostro esa eterna sonrisa .
    Buen comienzo para una novela

    ResponderEliminar
  2. ale_cuelebre@hotmail.com
    18:05 (fa 32 minuts)

    Los profes no deberían estar para desalentar,hay que fomar personas con capacidad de lucha,emocionalmente preparadas para sobrivivir a la fustracciòn y crear su futuro con ilusiòn aún en los peores momentos(También la familia y la sociedad)Se equivocò Bruno como tantos jóvenes agarrándose a diversos amores erróneos ,y esa salida que inmaduramente creía ser su tabla de salvacíòn le lleva a una profunda delpresión hasta desterrarse para siempre sin importarle nada,a la mar como marino mercante,triste y solitarió esbozaba una sonrisa al recordar a Claudia,su ùnico amor tatuado en el corazón,qué si sabía plantar cara a la vida,siendo lo único que le hacía feliz.
    Es un relato muy triste con la belleza de tu prosa y es habilidad tan tuya de desear saber qué pasó con Claudia y la relación entre ambos?Bella tarde,poeta!!........,..,.....,,,,,,,,,,Se suicida Bruno en la mar?bua qué intriga!!

    ResponderEliminar