16 mar. 2015

No te angusties: Mañana martes latirá de nuevo tu corazón

BUENOS DÍAS. MAÑANA SERÁ MARTES

 

Aunque alejada de los dioses de tu mar

has preservado el bello gesto de la mirada que te legó Minerva y el azul del mar de esas islas

 

te redibuja en cada una de sus olas.

 

Con los años –creo-

has aprendido a distinguir el trazo gris de tus días presentes mientras temes adivinar ese futuro que te atormenta puesto que

 

el futuro siempre es incierto.

 

Dices entender eso que debe llegar

y haces esfuerzos por alcanzar el poder que puede librarte de los que te aprisionan.

 

Eres el agua del placer

que se consume, la herida que se ensancha en lugar de cicatrizar.

 

Grita tu nombre ¡Victoria!

El mar que se encarna, los labios desnudos donde se enraíza el deseo, la piel que necesitas para que arda tu cuerpo,

 

el dolor que renace incesante.

 

Escuchas el rumor

del amanecer de los lunes y esperas el ocaso como si tuviera que ser el último.

 

Con el do de pecho abierto

dispersas el mal que se agranda.

 

¿Dónde están los dioses de tu mar?

¿Qué piensan cuando te ven desolada?

 

Cabizbaja,

ya libre de arrogancias que te cegaban, te sumerges en el olvido mientras germina el mundo envuelto en lágrimas.

 

No te angusties:

Mañana martes latirá de nuevo tu corazón casi como la primera vez.

 

                                                                  Johann R. Bach


1 comentario: