16 mar. 2015

En la playa, el silencio que el amor nos pedía y tu mirar no levantaban ningún mal presagio.

16. LOS HOMBRES DE MI VIDA (Marcelo)
Marcelo

Cuando te embarcaste
no pensé que aquélla iba a ser la última vez que mis ojos te vieran. Todo había sido dulce e incisivo al mismo tiempo. En mis dedos tenía aún un recuerdo estremecido: la fina y delicada flor de la hierba mojada de rocío.

En la playa,
el silencio que el amor nos pedía y tu mirar no levantaban ningún mal presagio.

Pasaste como una estrella fugaz
y la oscuridad, ahora, es más oscura. Dejaste un vacío duro y preciso como un puño que golpea los pulsos, el vientre, las piernas.

Me embriagaste de palabras y besos.
Te tuve, me tuviste –aún embriagas- un instante. Conocí otra embriaguez la más corta y la más fuerte a la vez. ¿y ahora?

Aquello que yo nombraba
el fruto prohibido tiene un nombre –Marcelo- y un gusto extrañamente familiar. No quiero decir con eso que se parezca a nada de lo que yo había vivido antes.

Es una sensación cercana
a la de llegar a un lugar donde estamos convencidos de haber estado, sin que la memoria sepa darnos razón.

Y la sensación de maravilla proviene tanto de esa familiaridad inesperada como de todo aquello que percibimos como desconocido y nuevo.

Maldigo a Poseidón
que se te llevó. Y, aun así Marcelo, tus palabras me acompañan como mi propia sombra:

La luna se dirige a las Pléyades
quiere ocultarse de la rabia de mis ojos. A punto de amanecer he esperado no sé qué. No me acuesto sola sino con tus huellas en mi piel.

                                                                Johann R. Bach

4 comentarios:

  1. COMENTARIO DE PATRICIA

    Cuando una sonrisa echa de menos otra sonrisa , todo se derrumba y la distancia hace eco en su alma , en este momento solitaria, muy solitaria...
    La separación de dos seres que se aman puede ser vivida su marcha con un dolor " mortal" echando de menos su aroma, su calor . Y recordándo todo lo que él significa se acostará en sus noches y se levantará al alba con un pesar en los hombros que sólo la distancia , o la vuelta sanará....

    ResponderEliminar
  2. Como siempre Johan, sigue estando en tu pupila la flor de la natural belleza poética de un espíritu joven.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre Johan, sigue estando en tu pupila la flor de la natural belleza poética de un espíritu joven.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre Johan, sigue estando en tu pupila la flor de la natural belleza poética de un espíritu joven.

    ResponderEliminar