20 mar. 2015

Ese punto de la bóveda celeste es un afijo conocido como Ápex

LA ESTRELLA VEGA

Mira mi amor, esa estrella:
es Vega hacia la cual nos desplazamos a la vertiginosa velocidad de treinta y un kilómetros por segundo

subidos a la grupa de un transparente caballo
como jinetes de platino.

Ese punto de la bóveda celeste
es un afijo conocido como Ápex y como la piel del tiempo que se quema lentamente,

se halla en los límites
de lo que nuestra vista alcanza; es una parte insignificante del viejo tapiz del Cosmos que se desdibuja.

Su luz embotellada
con millones de paquetitos de fotones se desprendió del Ápex hace ya muchos millones de años y

sin saber por qué
sientes que te persigue un gesto de esa estrella que desconoces como olas de barro golpeando las playas con la pleamar.

Tú misma eres tierra,
trazas el paso hasta crear camino, huyes del vacío, del frío, y lo único real es ver como avanza tu cuerpo

alcanzando cotas
cada vez más altas de soledad.

Y, sin embargo, yo continúo aquí… a tu lado.

                                                                 Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario