16 jun. 2014

la pálida hierba en la que resaltan las gorras azugrana ... los bajos arbustos imponen su púnica y pálida bendición

CUADRO DE UN FRUTO MÁGICO

 

Es la escena

de un vaciado de arilos de granada -elegante ¿verdad?

 

Vosotros que aprendisteis

a tocar la harmónica antes que la guitarra, que a las ninfas marinas tocáis como sueño o música veraniega

 

bajo los olivos de la escalonada montaña

como merienda sobre la hierba

 

la hierba sobre la que los turistas

descansan después de una jadeante ascensión en bicicleta por el puro placer de ver desde lo alto

 

el pueblo de Cadaqués;

 

la pálida hierba en la que resaltan

las gorras azulgrana de beisbol y camisetas cuatribarradas empapadas de sudor.

 

Desde lo alto

los cielos elevados sin nubes se reclinan y los bajos, bajos arbustos imponen su púnica1 y pálida bendición,

 

haciendo que el blanco y bonito pueblo 

parezca exquisitamente remoto, pequeño y silencioso, como un pueblo bien visto desde la cima de una colina, mucho más abajo junto al mar.

 

Y aún así caminan

de curva en curva, mirando a lo lejos, aquellos para los que lo hermoso es enorme, tumultuoso como Lloret de Mar.

 

La tierra compactada

de la península del Cap de Creus yace como olvidada bajo los pies de los ciclistas, que, alzando la vista, no ven el cielo, sino nubes amenazadoras como

 

brillantes cúpulas invasoras

y los fieros movimientos de la tramontana que como guadaña,

 

siegan y hacen estragos en el silencio.

 

Y cuando cae la noche,

las estremecedoras llamaradas de gas impregnadas de sal levantan en la infinita oscuridad

 

una pequeña bóveda de oro humeante,

por donde los ciclistas bailarines siguen dando brincos, dioses de un universo de su propia cosecha el deporte.

 

                                                           Johann R. Bach

 

(1)     Púnica. Cualidad de fruta cartaginesa y que es origen del nombre fitotécnico de la granada: "Púnica granatum".

No hay comentarios:

Publicar un comentario