18 jul. 2013

SE TRATABA DE UNA HEMORRAGIA DE ERRATAS

AGNÉS SE ENAMORÓ DE MÍ

Me ingresaron en el hospital

con la sospecha de sufrir un Ictus cerebral, también llamado accidente cerebrovascular (ACV o ACVA), que es la interrupción del flujo sanguíneo al cerebro y la consecuente falta de aporte de oxígeno que necesita para funcionar.

Tardaron setenta y seis horas

en descubrir que de las junturas occipito-temporales se desprendía un líquido viscoso que rápidamente colocaron en el "porta" de un microscopio electrónico.

La sorpresa de Agnés

-la bióloga encargada del caso- fue mayúscula: Llegó rápidamente a la conclusión de que se trataba de una hemorragia de erratas: las bes, las uves, las haches, las tildes bailando sobre enes juguetonas caían sobre mi cogote.

Se enamoró de mí.

Ajena al desprendimiento tipográfico

y a la metástasis gramatical

me besó con ternura en los ojos.

Realmente el síndrome

–a falta de otro nombre- se trataba de un estallido parecido a la ebullición de una sopa de letras que en número impar se sale de la olla.

A partir de aquel día

Agnés y yo fuimos felices

                                                          Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario