18 jul. 2013

ICTUS CEREBRAL

AGNÉS SE ENAMORÓ DE MÍ

 

Me ingresaron en el hospital

con la sospecha de sufrir un Ictus cerebral, también llamado accidente cerebrovascular (ACV o ACVA), que es la interrupción del flujo sanguíneo al cerebro y la consecuente falta de aporte de oxígeno que necesita para funcionar.

 

Tardaron setenta y seis horas

en descubrir que de las junturas occipito-temporales se desprendía un líquido viscoso que rápidamente  colocaron en el "porta" de un microscopio electrónico.

 

La sorpresa de Agnés

-la bióloga encargada del caso- fue mayúscula: Llegó rápidamente a la conclusión de que se trataba de una hemorragia de erratas: las bes, las uves, las haches, las tildes bailando sobre enes juguetonas caían sobre mi cogote.

 

Se enamoró de mí.

 

Ajena al desprendimiento tipográfico

y a la metástasis gramatical

me besó con ternura en los ojos.

 

Realmente el síndrome

–a falta de otro nombre- se trataba de un estallido parecido a la ebullición de una sopa de letras que en número impar se sale de la olla.

 

A partir de aquel día

Agnés y yo fuimos felices

                                                                                                   Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario